Vendieron "Los Alburejos" porque las figuras solo torean 3 o 4 ganaderías

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

( EN LA IMAGEN, DON ALVARO DOMECQ Y SU HIJO "ALVARITO)

La finca ‘Los Alburejos’, propiedad de la familia Domecq, que ha sido emblema de esta dinastía jerezana durante años, ha sido adquirida por un inversor extranjero. La operación, que se ha venido gestando desde hace unos meses con la mayor de la discreciones, pone fin a meses de largas e intensas negociaciones.Los compradores, inversores extranjeros que quedaron encandilados con la finca hace tiempo, han cerrado un acuerdo que no será efectivo hasta principios de julio, ya que han dejado de margen a los actuales propietarios hasta el 30 de junio para poder trasladar todo lo que allí se encuentra, desde bienes materiales hasta el ganado, caballos y reses bravas.

De momento lo toros no se venden pero sí la finca por donde ha pasado la historia del toreo en más e medio siglo.....

Y LA TRISTEZA ES LA VERDAD DE POR QUÉ SE VENDIÓ

«Los toros no se venden. Por el momento vamos a intentar seguir con ellos en la otra finca. Teníamos una corrida que hubiera valido para Sevilla, pero ves que hay cuatro ganaderías que hacen doblete y así es imposible. Sí que vamos a Madrid, y para Francia hay cosas»., DICE DON Avarito Domecq

LA OPERACION

La cantidad en la que se ha cerrado la operación ronda los 20 millones de euros, lo que supone todo un récord en las transacciones en el sector para una finca de este tipo.

‘Los Alburejos’, que cuenta con una extensión de terreno en torno a las 600 hectáreas ubicadas en el término municipal de Medina Sidonia, fue adquirida a un particular a finales de la década de los años cuarenta por Álvaro Domecq Díez, ex rejoneador, ex alcalde y padre de Álvaro Domecq, también ex rejoneador, fundador de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre y actualmente patrono honorífico de esta institución.

La finca se convirtió a partir de entonces en el motor empresarial de la familia Domecq, sobre todo tras la adquisición por parte del propio Álvaro Domecq Díez de una ganadería en 1954. Inicialmente dicha ganadería se llamó ‘Valcargado’, denominación de una finca vecina, pero finalmente, en 1957, se cambió el nombre a Torrestrella, la antigua atalaya morisca que dominaba sus cerrados.

LA HACIENDA CUENTA CON UNAS 600 HECTÁREAS Y LA ADQUIRIÓ EN LOS AÑOS 40 ÁLVARO DOMECQ DÍEZ

Paralelamente a ello, creó su propia yeguada, logrando que su apuesta ganadera fuera creciendo conforme pasaban los años, tanto a nivel nacional como a nivel internacional, con especial renombre enSudamérica. Una vez cerrado el acuerdo, la familia Domecq trabaja ya en el traslado de lo que actualmente ocupa la finca, un traslado que inicialmente tiene previsto realizar a otra propiedad cercana, ‘El Carrascal’, ubicada en Benalup. No obstante, al tratarse de una hacienda de menores dimensiones, la familia se estaría planteando incluso reducir paulatinamente el número de reses y caballos.

Con la adquisición por parte de este inversor extranjero de ‘Los Alburejos’, esta zona cercana a la localidad de Medina Sidonia y la autovía Jerez-Los Barrios, se ha convertido en una especie de ‘milla de oro’, toda vez que en las proximidades de la que ha sido finca de los Domecq, de gran valor sentimental para esta familia, existen propiedades de destacadas personalidades del mundo de la empresa en España. Así, cerca de ‘Los Alburejos’ se encuentran la dehesa ‘El Toñonejo’, cuyo propietario es Borja Prado Eulate, ex presidente de Endesa, y las fincas ‘Las Cabezas’ y ‘La Alquería’, cuya propietaria es Sol Daurella, actual presidenta de Coca-Cola European Partners.

Álvaro Domecq y Díez no pudo enseñarle esta emblemática finca a su íntimo amigo Manuel Rodríguez «Manolete». Su fallecimiento un año antes de su adquisición privó al genio cordobés de formar parte de la historia de Los Alburejos. Como sí lo hizo Francisco Rivera «Paquirri», cuya finca Cantora se encuentra a once kilómetros de distancia. El torero de Barbate recorría este trayecto corriendo, campo a través, para ir a tentar a casa de don Álvaro.

UN POCO DE MEMORIA SOBRE DON ALVARO DOMECQ

Fue un ganadero, rejoneador, empresario y político español. Creador de un encaste propio, su figura es clave dentro del mundo taurino, ya que revitalizó el arte del rejoneo después de la Guerra Civil. Fundador de la ganadería Torrestrella, fue además Alcalde de Jerez entre 1952 y 1957, y presidente de la Diputación de Cádiz de 1957 a 1967.

5 rasgos que le defInian:

1. Familiar, 3 hijos, 10 nietos, 20 bisnietos
2. Escritor de Mi Vereda al Galope y El Toro Bravo, el cual sigue siendo una obra referente para todos los aficionados a los toros.
3. Generoso, recibió La Cruz de la Orden Civil de la Beneficiencia por sus numerosas participaciones en festivales de carácter benéfico. También fue distinguido con la Orden de Isabel la Católica y la Orden del Mérito Civil.
4. Hospitalario: su casa y sus tierras siempre fueron un lugar de acogida, abierta a amigos, conocidos, necesitados, visitantes y extranjeros.
5. Medalla de Oro de las Bellas Artes, una medalla que concede el Ministerio de Cultura de España. La medalla distinguen a las personas y entidades que hayan destacado en el campo de la creación artística y cultural o hayan prestado notorios servicios en el fomento, desarrollo o difusión del arte y la cultura o en la conservación del patrimonio artístico, como era el Caso Álvaro Domecq.

Categoria: