Urdiales, ese cante riojano de verdad y pureza en Sevilla

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Las jotas del Ebro como se llama a la música tradicional riojana y navarra se transformó de la mano de un arnedo, Diego Urdiales en puro cante jondo andaluz con reminiscencias árabes por la pureza de su toreo, la lentitud, el temple, la despaciosidad, los tiempos, los espacios, la colocación. No en vano el maestro Curro Romero se fijo en él hace un par de años y cada vez que puede va a verlo ( ayer estaba en el tendido y aplaudió con esa serenidad de sus venerables 80 ).

Fue un remanso de luz serena lo de Urdiales en una Sevilla luminosa que vio u día como Chicuelo ligaba cinco naturales hasta entonces " imposible", donde Curro Puya, Belmonte, Joselito, Ordóñez, Currro, siempre el maestro Romero, Camino encandilaron a los aficionados con su toreo de duende que dijo Federico García Lorca.

No se puede torear mas encajado, mas al ralenty, mas sobrio ( casi castellano ). Lo de Urdiales a quien no le daban sitio ni cuartel ( apenas toreó 6 corridas el año pasado ninguneado por esos fríos despachos que no entienden de purezas ) es lo clásico, es lo bien hecho, lo bien arrematao.

Tuve el privilegio de verle en Logroño y la faena de otoño en Madrid del año pasado pero lo de ayer a través de la televisión fue admirable, todo un espectáculo para el espíritu. Mucho tiene que ver en el desarrollo intimo del toreo de Urdiales, Luis Miguel Villalpando que con fe de carbonero lo ha llevado, ha golpeado las puertas de los empresarios, ha insistido y lo ha colocado en el sitio del privilegio del alma, de lo recóndito, alli donde anidan los sueños.

Toreaba con Morante ( qué capote !!!!) y Mazanares, consentido de La Maestranza pro Urdiales contó, cantó y encantó.

En Bogotá toreó un corrida del capitán Barbero con el recordado Fandiño y Juan Solanilla. Apenas esbozos aquella tarde. Lo de Sevilla es otra cosa, es otro mundo, el de las sensaciones que solo el toreo nos puede brindar en ese espacio de segundos donde se construyen obras efímeras y a la vez eternas,..

Como lleva los toros, como le da una estructura apolínea al cuerpo, esas zapatillas asentadas en la arena del albero sevillano.

Gracias, Diego Urdiales.

Categoria: