Una alguacililla en Las Ventas. Es un hecho histórico

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

En Medellin se molestaron los intransigentes porque aparecieron una tarde en La Macarena dos preciosas niñas de alguacilillas y eso en términos taurinos es considerado un anatema.....

Pues Las Ventas acaba de " estrenar " el que la mujer también puede representar a la autoridad en los asuntos del ruedo y la lidia ( por ejemplo, evitar abusos en el primer tercio).

Mi amigo y colega Miguel Angel Moncholi me eswcribe :

Comienza la final de Novilladas en la Plaza de LasVentas.

Y debuta la "sonrisa del callejón". La nueva alguacil, primera en la historia de esta plaza.

Ojala Rocío López mantenga la "seria tradición" de estrechar la mano con un caramelo camuflado.

Bienvenida!

LA EDUCACION TAURINA

‘Aunque no tenemos antecedentes taurinos dentro de la profesión, pertenezco a una familia muy taurina, me enseñaron este mundo y me llevaron a los toros desde muy pequeña para que lo conociera por mí misma, sin imposiciones, yo quise aprenderlo y me inculcaron sus valores, siempre he querido conocerlo’.

El alguacil o alguacilillo es el agente encargado de transmitir y ejecutar las órdenes del presidente durante las corridas de toros. ... Los dos alguacilillos son los primeros miembros de la comitiva del paseíllo que salen al ruedo de la plaza de toros.

Don Pablo Gonzalez abunda en el razonamiento : Cuando una persona acude a una Plaza de Toros a presenciar una corrida, sea aficionado o simple espectador, el primer acto formal que presencia, aparte del bullicio bullanguero y colorista de los tendidos, es el conocido con el nombre de “despejo de Plaza”.

El cometido de “despejar la plaza”, modernamente, lo realizan dos Alguacilillos, a veces uno solo, avanzando en sus corceles hacia la Presidencia de la Plaza, a quien piden el correspondiente permiso para que comience el espectáculo y, tras obtenerlo, recorren el perímetro del albero en direcciones opuestas cada uno, hasta llegar a la puerta de cuadrillas para dar comienzo al “paseíllo”.

En él se integran, a modo de abigarrada y solemne procesión taurómaca –además de los toreros, banderilleros y picadores-, una serie de personajes de variado rango, diferentes profesiones y peculiares cometidos, que bien merecen le dediquemos un poco de nuestra atención, siquiera porque la labor que realizan es necesaria para el buen desarrollo de la “corrida de toros”.

“Rompiendo Plaza” o, si lo prefieren, encabezando la variopinta comitiva, van los mismos dos Alguacilillos que anteriormente habían realizado el “despejo de Plaza”, seguidos de los tres matadores, sus nueve banderilleros, seis picadores con sus mozos de caballos, conocidos como “chulos” o “mono-sabios”, varios areneros y dos tríos de mulillas para arrastrar al toro, asistidas por los mulilleros correspondientes que cierran el cortejo.

El orden que debían ocupar los diferentes componentes de las cuadrillas las versifica Salvador Rueda (1857-1933), en “La fiesta nacional”:

“Ya va a salir la cuadrilla;
la puerta gira: ¡Silencio!
De tres en tres colocados;
en los capotes envueltos,
de los pliegues oprimidos,
libres los brazos derechos;
las monteras en las sienes
y los pies en movimiento,
detrás de los alguaciles
que comienzan el despejo;
primero van los espadas,
después, los banderilleros,
siguiendo los picadores
sobre caballos entecos,
y mozos, tiros y mulas,
ponen remate al cortejo”

Categoria: