Sogamoso tiene torero para el mundo. Juan Sebastian Hernandez, larga vida

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Le vi sus primeros muletazos en Suescun ( a una vaquilla ) gracias al maestro Brillon. Fue su presentaciòn en sociedad ante un reducido grupo.

El novillero se hizo matador de toros en Manizales hace unas horas y mostrò sus legitimas credenciales. Ya empezò su peregrinaje pero los primeros pasos son auspiciosos. Vendrà buenos tiempos par èl,

JUAN SEBASTIAN HERNANDEZ

"Jinete" el toro de su soñada alternativa, serio, noble, humillada embestida. No era fàcil para el toricantano superar los nervios propios de ese alumbramiento de pasar de novillero a matador de toros. Buenas maneras, juego de brazos, colocaciòn correcta. La faena concluyò con unas manoletinas y tras el uso de la espada, la primera oreja de las 8 que se cortaron ( dos simbòlicas por indulto para Roman ). La tarjeta de visita no podìa ser mas auspiciosa con un toro que contribuyò para " sentir la felicidad con esas màgicas sensaciones ", me dijo al concluir la vuelta al ruedo con su rostro bañado por una sonrisa.

La ceremonia de alternativa tuvo sentimiento . El torero mayor le entrega el testigo a un chico que con tan buen concepto del toreo tendrà mas lunas por vivir en los ruedos,

El sexto, un bravo y precioso jabonero sucio, casi carbonero, botinero ,que echaba el morro por la arena, con fijeza, pronto, repetidor, que tuvo un gran pitòn derecho.

Con una desusada tranquilidad por ser el matador mas reciente, Hernandez supo controlar los nervios, torear con temple , resolviendo con prontitud las distintas facetas del comportamiento de "Vigilante ".. Habìa iniciado su solvente andadura con unas gaoneras y dos tafalleras de lujo. Brindò al dr Felipe Negret uno de los pilares en la defensa de la tauromaquia. Pincha pero al segundo intento mete la espada hasta las propias cintas y cae la oreja.

Se fue en hombros con sus compañeros de terna y el ganadero. Dejò sensaciones gratas. Bienvendido señor matador....

Categoria: