Se nos fue Salvador Távora

El dramaturgo y coreógrafo Salvador Távora que fue torero, quiso a Colombia entrañablemente y presentó varios de sus espectáculos en nuestro país ,ha muerto hoy en Sevilla a los 88 años, según han informado fuentes próximas al creador teatral. Nacido el 3 de abril de 1930, Távora estaba considerado renovador del teatro andaluz y había sido distinguido con la Medalla de Andalucía y la Medalla de Oro a las Bellas Artes.

Hijo Predilecto de Sevilla, recibió numerosos reconocimientos y galardones durante su trayectoria, como el Premio Max de Honor en 2017.

Salvador Távora nació en el Cerro del Águila sevillano, fue cantaor de flamenco, soldador en la extinta fábrica de Hytasa, además de torero, aunque fue en el teatro donde triunfó.

Tábora vino a Colombia al Festival Iberoamericano que fundara Fanny Mickey y quien vio en este artista andaluz un genio del teatro que, por cierto llevó a Nueva York "Crónica de una muere anunciada " basada en la novela de Gabriel García Márquez. También trajo a la plaza De Santamaría un espectáculo maravilloso, La Carmen, donde actuó el maestro Angel Peralta montando a caballo y con la lidia de un toro.

La Cuadra de Sevilla, la compañía que dirige Salvador Távora, estuvo en Nueva York, donde estrenó Crónica de una muerte anunciada -teatralización de la novela de García Márquez-, en el Festival Latino. El espectáculo, que se estrenó en el Public Theatre, permaneció varias semanas iniciando fuego un viaje que lo llevó a San Francisco, Puerto Rico y México,.

La razón de la atracción que la prosa de García Márquez, y en concreto esta Crónica, ejerce sobre el director sevillano se debe a que ambas sensibilidades, la de Gabo y la de Távora, comulgan en un mundo de imágenes, palabras, acciones y hechos, susceptibles de poner en marcha un proceso creativo que conduce, en palabras de Távora, "al encuentro emocional con el arte".

Hablando de la Crónica y relacionándola con la ponencia que Távora leyó recientemente en el Centro Europeo de Delfós con motivo de un simposio sobre la antigua tragedia griega, el director afirma que su autor, García Márquez, es: "quizá sin proponérselo, el autor literario ideal para un futuro teatro que pueda inscribirse dentro de las artes contemporáneas". "No existe" en la Crónica, dice Távora, "exposición, nudo y desenlace, factores que caracterizan, limitando la creatividad escénica, a la mayoría de las estructuras dramáticas textuales". "El protagonista", sigue diciendo Távora, "está muerto antes de empezar la tragedia. No hay la posibilidad de canalizar la trama escénica apoyándose en la dosificada emoción del argumento". "Y éste es", dice, "el desafio que me apasiona".

Para el director, el espectáculo -"música, palabras, llantos, actitudes trágicas, belleza interna de los personajes- "no se sitúa ni allí ni aquí sino en el corazón mismo de la sensibilidad, e intenta formalizarse envuelto en la emoción del circo, la magnitud de la ópera y la profundidad filosófica de las tragedias griegas". El espectáculo obedece también al culto obsesivo del director por los resultados escénicos imprevisibles, aunque en esta ocasión el riesgo se extienda a mostrar, "lejos de mascaradas seudo-rrealistas", dice Távora, "y por vía del universo cultural de comunicación que nos aferra a nuestra tierra, Andalucía, las afinidades que nos unen, en las actitudes ante la vida, la muerte, el honor y la religión, a los hombres de la Europa del sur on los hombres del sur de América".

Afinidades que en este caso se manifiestan en el cante, tan presente en los montajes de Távora -cantes de los llamados de ida y vuelta, colombianas y guajiras, fruto de la mezcla entre ambas culturas-, y en el clima de tragedia taurina que tiene la Crónica del colombiano y que en el espectáculo se plasma, dice Távora, "en el duelo final en el que se realiza la muerte del amante".

A Távora le hubiese hecho ilusión presentar su espectáculo en Colombia, en Medellín, y que este espectáculo hubiese servido de pretexto para el retorno de García Márquez a su país. Pero las circunstancias políticas y el clima de terrorismo que se vivía en los años 90"s aconsejaron posponer el viaje.

Categoria: