Roca Rey, mariscal de campo en Lima

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Ha sido una tarde para confirmar que estamos ante un torero de època pues tras seis meses en el dique seco ( desde Pamplona por una severa lesiòn en el hombro), vestirse de luces en su Lima natal y triunfar como lo hizo Andrès Roca Rey este domingo en Acho con una legìtima puerta grande tras cortar dos orejas a su primer toro en una faena diversa,cromática, formalmente bien construida, con guiños a " su" gente, a la que se debe,naturalmente , desplegando un bello catalogo de lances y pases, toreando por abajo, dàndole distancia al noble pero faltò de fuerza. En su segundo recetò otra faena que puso en pie a los aficionados , se volcò pasionalmente pero la espada no estuvo fina. Està como si jamàs se hubiera parado en seco : pases largos, sentidos, quietud en las zapatillas, el cuerpo como el de un bailarín clàsico en las formas de encarar los muletazos y los arrebatos de este joven limeño que tiene cuerda para rato. El toreo lo necesita, la aficiòn lo reclama. Por cierto, le veremos en Cali. No se lo pierdan-..,

Roca pudiera decir como el frayle de Salamanca tras una larga ausencia :Decìamos ayer...

La corrida de La Viña y El Olivar, blandita, sosota ,noblota que se nos fue a tablas, que se apagaron pronto, que se caìan ausentes de fuerza, y que valiò ese tercero, el menos hecho del discreto encierro peruano. Y para un torero que supo aprovechar cosecha y recogiò las ovaciones.

Finito dejò destellos en su primero con muletazos de su firma noble, se le aplaudiò. Su segundo no tenìa opciones , un par de intentos y por la espada ;y Ponce , siempre elegante, torero, dando esas lecciones de bien torear pero con poco material. Ver al maestro de Chiva siempre es un placer para los sentidos y para el alma.

Hoy me recordò Ponce aquello que decìa el maestro Antoñete : hay que estar bien colocado hasta en la barra de un bar, pues un banderillero se cayò , el toro ya iba a por èl y llegò el capote salvìfico del valenciano. Eso es estar colocado y en el lugar preciso.

Acho no se llenò. Tarde grisácea en los climático y ambiente grande previo al festejo.. Què espectàculo el de la cantante que a lomo de un alazàn interpretò esos càlidos y siempre canturreantes valsesitos limeños y los tres chalanes diestros que expresaron en toda su belleza la magnificencia del caballo de paso peruano.

RESUMEN

Toros de El Olivar y La Viña -cuarto y sexto-.

Enrique Ponce, silencio y palmas.

Juan Serrano “Finito de Córdoba”, palmas y silencio.

Roca Rey, dos orejas y ovación.

Categoria: