Rincón volvió a torear en "su" Santamaría

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

César Rincón no ha perdido un ápice de su eterna tauromaquia esa que lo encumbró como figura tras haber indultado a " Santanerito" de Baltasar Ibán en Las Ventas, tan esquiva , tan justa, tan injusta a veces pero que marca la diferencia entre lo ordinario y la grandeza.

Con una camisa a cuadros , jean desteñido y zapatos cómodos, el joven cincuentón tomó nerviosamente la muleta, parecía acariciarla, con la que unos minutos después dejaría su huella pictórica en una tabla blanca dispuesta en el ruedo por el maestro francés Loren Pallatier mientras ese sol andino apretaba con furia. Pidió un "palillo" o estaquillador ( el que sostiene eso que llamamos el engaño de color rojo y " alma " gualda ), se lo alcanzó Johan franco, oyó al maestro francés y como si tuviera un toro enfrente, lo citó con la mano izquierda, lenta, suavemente, siguiendo con su cuerpo el armonioso viaje de la muleta y dejando un natural de exquisitas formas. Créanme que me pareció ver al toro embistiendo con clase y humillado. Luego , un derechazo más suave si quieren, templado, al relenty. Explotaron los olés de sus colegas, de los novilleros, de los periodistas y fotógrafos que imprimían sus placas para la posteridad. Rincón había vuelto a torear !! y de que forma, señores y señoras !!!!!. Ahí queda eso que diría el castizo. Habíamos asistido al vuelo de una paloma con esa muleta en las manos del diestro. El ave de la libertad. flotaba en el ambiente.

Me dijo el maestro : Esto es maravilloso, es pura inspiración. Estamos demostrando que no somos retrógrados sino que con el viejo rito acompañamos la vida misma.

"Pisar la arena de La Santamaría que no lo hacía desde mi retiro de la profesión me dio una gran alegría. Me sentí feliz. La vida es de detalles y momentos como el que he vivido hoy con este artista francés son los que se quedan en el ama. Yo se que mi tiempo como torero pasó pero, creo, lo pronuncia con cierto rubor y no exento de malicia, no se me ha olvidado lo que me enseñó mi padre cuando yo quería abrazar esta profesión que tanto me ha dado.