Rafael Alberti partió hace dos décadas y su poesía, incluida la taurina, ahí

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

"Poeta y dramaturgo. Miembro destacado de la Generación del 27, que abrió la poesía española a la modernidad." Rafael Alberti Merello nació en el Puerto de Santa María (Cádiz), en 1902. ... Murió en el Puerto de Santa María (Cádiz), en 1999.

Su aprendizaje tuvo lugar en los años 20, dominados por la fiebre vanguardista. Sus versos juveniles dieron paso a las formulaciones neogongorinas hacia 1927, fecha del tercer centenario de la muerte de Góngora. Cabe distinguir cinco momentos en la lírica albertiana: neopopularismo, gongorismo, surrealismo, poesía política y poesía de la nostalgia.

«… y en la sombra, vendido, de puntillas,
da su junco a la media luna fiera…»
Rafael Alberti

Mi recuerdo a mi amado poeta gaditano, en el aniversario de su nacimiento.

«¡Eh, los toros!»
Toros rempujan, sin mando,
vientos de piedra, que muerden
muros y sombras de muros,
siglos de perfil y frente,
ojos de niños y hombres,
llantos, pechos de mujeres,
reposo de los difuntos,
sangre parada, corriente.

¡Eh, los toros! Brama el cielo,
temblando de cuernos verdes,
de latigazos, que espantan
a las estrellas que vienen,
que venían, cumplidoras,
no por dinero, a tenderse
en las almenas picadas,.....

Se vistió de luces . Con un traje naranja y azabache que Sánchez Mejías se hizo de luto tras la muerte de su cuñado Gallito, Rafael Alberti hizo el paseíllo en la plaza de Pontevedra de banderillero.

En 1930 conoce a María Teresa León, con quien funda la revista "Octubre". Viaja a la Unión Soviética donde asiste a una reunión de escritores antifascistas. Durante la Guerra Civil fue miembro de la Alianza de Intelectuales Antifascitas. Derrotada la II República, se exilia en Buenos Aires, junto a María Teresa León. En 1977, regresa a España tras la muerte de Franco.

El historiador mexicano José Francisco Coello Ugalde, anota :
En 1943, exiliado ya a la América de habla hispana, a donde llega tras su periplo por Paris, Rafael Alberti publica en diversas revistas culturales, entre ellas algunas de las que por entonces se editaban en México. En una editada por un grupo de intelectuales en Jalisco (México) --"Eos" era su cabecera--, Alberti publica diversos poemas relacionados con la Tauromaquia. Se trata con toda seguridad de poemas escritos durante su estancia mexicana;precisamente su "Verte y no verte" fue concluido, como deja anotado en el propio texto, en la "Plaza de toros EL TOREO. México, 13 de agosto 1935". En este artículo, el historiador José Fracisco Coello Ugalde rescata de los archivos dos de ellos.

Rafael Alberti, para el año de 1943 ya contaba con una muy bien cimentada fama, que había arrancado en el momento en que perteneciendo a la famosa “Generación del 27”, apoyada por su mecenas fundamental, Ignacio Sánchez Mejías, muerto en Manzanares en agosto de 1934, por cornada de toro, ya no necesitaba, junto con los otros sobrevivientes, que también se negaron a sucumbir ante la desagradable hecatombe de la Guerra Civil Española, de ningún tipo de apoyo, más que el que les proporcionaba su fama, debido a la producción literaria con que se prodigaron en los años posteriores a aquella trágica jornada.

Su obra poética seguía enlazada a una de las principales fuentes de inspiración que era el tema taurino, por lo que la nueva publicación Eos, revista jalisciense de literatura, no soslayó incluirlo en el número de apertura, que además fueron muy pocos, dirigida por Juan José Arreola y por Arturo Rivas Sainz.

Hace una década, pude comentarle al maestro Alí Chumacero, que revisando la edición facsimilar de dos publicaciones aparecidas en Guadalajara, Jalisco: Eos y Pan, revista de literatura, distanciadas sólo por dos años una de la otra, y ver y leer su excelente soneto “Ojos que te vieron”, así como “El Secreto”, suma de tres octetos de armoniosa potencia, me encontré con la obra de Alberti, que en su soneto “Toros que Desollados” parece recordarnos las formas practicada por Lope de Vega o por Luis de Góngora en el famoso “siglo de oro de la literatura española”.

Para una mejor comprensión de lo que aquí apunto, anexo las siguientes dos muestras, soberbias, que se agregan al otro llanto por la muerte de Sánchez Mejías, que se llamó “Verte y no verte”, unido en espíritu al “Llanto por la muerte de Sánchez Mejías” que legara el inconmensurable poeta de Fuentevaqueros, Federico García Lorca.

COMPÁS PRIMERO.

Toros que Desollados.

Toros que desollados son vacas de jazmines
Y alborotadas tetas flotantes de sandía,
Muslos de azules arcos abiertos de delfines,
Donde las manos rompen su sola travesía.

Resulta que miraban ojos que masculinos,
Vueltos en ojos hembras por la atracción del pelo,
Se iban desmejorando, muriéndose de espinos
Por los alrededores del párpado de yelo.

Leche de nardos eran las vacas desolladas
Perdidas en la sangre que carniceramente,
Pisando las pezuñas y rodillas cortadas,
Lloraban de amapolas, ebrias de orín caliente.

Categoria: