Otra vez y es la sexta puerta grande de Roca en VALENCIA

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Se lidiaron toros de Victoriano del Río y Cortés ( de la misma casa ) en Valencia en plenas Fallas con lleno en los tendidos. Primero y tercero a menos, el segundo se vino pronto abajo sin tener mala condición y el cuarto, sin opciones, lo que dicen los profesionales, un regalito.

Roca Rey, tres orejas, legítimo triunfador. La sexta puerta grande en Valencia del peruano en su corta historia que prolonga en el tiempo su idilio con la plaza.

Jesus Chover tomó la alternativa, dejó buenas sensaciones el toricantano con un animal que no terminó de romper. Petición no concedida.

El Juli en su primero, el toro inválido . Poco que agregar. No vale la pena una línea cuando no hay toro.

Y llegó Roca Rey para arreglarlo. Tiene la virtud del valor, el temple, la colocación y esa naturalidad para los tiempos, las pausas, el saber qué lidia dar, como dosificar la faena, como se ha quedado quieto con ese cambio por la espalda, en los finales con las arrucinas. La gente entregada a un torero de época. lIDIA MEDIDA ,SENTIDA,MECIDA, TECNICAMENTE IMPECABLE CON UN TORO A MENOS AL QUE LE SOBRÓ NOBLEZA Y LE FALTÓ ESA CHISPA TAN NECESARIA. Y uno que lo ha visto en América y en Europa se da cuenta que no tiene techo, que su tauromaquia a los 4 años de alternativa se acrecienta, se agiganta. Pincha, DOS AVISOS, OREJA CON EL CLAMOR DE LA GENTE Y MILES DE PAÑUELOS. OREJA.

Al micrófono de Movistar Plus, dijo el peruano que el toro tuvo mucha clase pero cualquier toque inoportuno se perdía la ocasión de aprovechar sus embestidas. Valencia es una plaza especial, plaza que siempre me ha aportado en mi carrera y me gusta venir y devolver ese cariño y entrega que me dan.

El Juli lidia un toro basto, montadito, cuellicorto, mas que embestidas pegaba arreones. Protesta en el caballo y no es auspiciosa su condición.

Como figura, Julian estuvo digno, intentándolo pero no fue posible porque el toro no tenía fondo. Una nulidad.

Y lo que vimos de Roca Rey en Bogotá hace apenas una semanas no es que lo haya repetido sino que esa condición del limeño de improvisar, de crear en la cara, ese no saber por dónde va a pasar el toro como en una capeina a su primero hoy en Valencia donde estuvo a punto de arrollarlo.

Vibrante con la capa, el toro va dos veces al caballo que jinetea Sergio Molina, va largo, se desplaza hasta el final , se reboza en la muleta y algo especial: el toro va galopando a la muleta. Que mejor condición.

Hundido de riñones, encajado el peruano y al final por debajo de la pala del pitón. Toro y torero entregados. En una tanda de naturales se advierte la quietud del torero, se cruza, le da aire al toro y sin inmutarse prosigue. El toro embiste hacia adentro sin vencerse.Tanda meritoria por el pitón izquierdo. El toro, como ha ocurrido a lo largo de la corrida no termina de entregarse, Sin buenos finales. Y esos oles prolongados, de júbilo. La emoción como fundamento de esta fiesta. Qué inteligencia la del torero que ha dejado para el final el pitón derecho apostando muy fuerte.

Es el mismo torero del primero pero las mismas cosas, no hay repetición en el peruano, no hay aburrimiento. Termina con manoletinas.

Espera, aguanta, se vuelca. desprendida y baja pero certera. Petición abrumadora. Dos orejas y puerta grande.

La actitud , el compromiso, la técnica , la inteligencia superior para aplicar la adecuada lidia en cada instante de la faena.

Suena "valencia" del maestro Padilla antes del cierre con Jesús Chover.

Es el toro más ofensivo ( de cara ) de la corrida. Lamentablemente se le notan los fallos al joven torero que equivocó la lidia pues era bajarla la mano, no subirla, era preciso mandar en el toro y no que el toro le gane la acción como reitera siempre el maestro Rincón.

Ya aprenderá Chover a que la lidia tiene un orden, unas reglas y si uno las desecha, el toro termina por imponerse al hombre.