Morante, Roca, Marcillo y Huagrahuasi en memorable tarde en Latacunga

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

(Foto cortesìa de Glenda Giacometti para tendido7 )

Morante en estado de gracia,ARREBATADO, cumbre Roca y dignìsimo en su alternativa el ecuatoriano Marcillo salieron de la plaza de Latacunga en hombros cuando era tenue la luz natural y la gente no se movía de sus localidades tras la maravilla del toreo màgico de Morante, esa firmeza señorial del limeño Roca y la pasiòn del joven Marcillo que indultò a Alternativo" el serio de 540 kilos que cerrò un corridòn variado, emotivo, salpicado de tanta toreria que sale uno arrobado por ese mundo de sueños que es el toreo. Una explosiòn de toreo jubiloso.

Morante abriò con un descastado "Marismeño" de Triana que se quedaba corto,con medias embestidas, que huía de su sombra y el de La Puebla no solo no le hizo asco sino que buscò las vueltas al miròn que pegaba arreones y esperaba para herir. No se desanimò el andaluz y la gente entendiò que con ese material nadie podìa lucir...Pitos al toro.

En el cuarto vino la cumbre con otro del hierro de Triana. Còmo toreò con ese capotillo!!!. Esas verònicas y las ajustadas chicuelinas y la delicadeza de unos delantales para llevarlo al caballo.El puyazo seco y certero. No lo somete.Abre con un detalle: un kikiriki. Hay pureza en todo lo que hace en series cortas por ambos pitones y eso que por el izquierdo , en principio remolòn, hasta que se entregò ya que por el derecho habìa toreado de maravilla. Esa lentitud, ese temple, esa enjundia, ese embrujo, y el arrebato morantiano en pleno. Solo gira sutilmente los talones como un oficial de caballerìa prusiana y torea. Encanta, sorprende. El pùblico en pie. La tècnica al servicio del arte. Logra " echarle de comer" para tirar de èl en las cercanìas que era el medio adecuado para generar estètica.El toro a mas. 4 naturales a la manera de Pepe Luis Vazquez y se perfila para entrar a cumplir con la suerte suprema. El toro rueda y caen las dos orejas en medio de ese !!torero, torero!!. Aunque ustedes no lo crean : He visto torear de prodigio a Morante.

ROCA
Dicen de Gardel que cada dìa canta mejor y eso que partiò tras el accidente en la pista del aeropuerto "LAS PLAYAS" en Medellìn en 1935....Roca dejò de torear 6 meses pero nunca se fue y ahora torea mejor que nunca.

Desengaña a su primero, no lo obliga. Las tandas son cortas pero el toro al final se va. Lo engancha "alante", el toro mete la cara pero huye. Le va bajando la mano en series con fundamento. Ese de pecho , señorial y sincero por lo abrochado. Pincha y casi entera.Una oreja.

Luego vendrà un banquete con el quinto que se arranca de largo, Un gran puyazo.Abre la faena con estatuarios, un natural desmayado y el de pecho.El muletazo no lo termina abajo sino arriba para que el toro no se derrumbe. Le da espacio y tiempo al noble y repetidor. Tandas perfectas, adecuadas, ceñidas, lo lleva muy tapado. Hay variedad en el toreo del peruano y el temple como divisa.Unas luquesinas ( muletazo invenciòn de don Daniel Luque, el de Gerena ): Estocadòn y dos orejas.

MARCILLO
No es fàcil torear entre dos monstruos que nada regalan y hacerlo como toricantano. El chico toreò mucho sin caballos en España y llegò a la alternativa poco placeado pero con una ilusiòn a tope. Pasò dignamente en el de la alternativa con los tropiezos propios de quien comienza. Brindò a sus padres y hermana. La progenitora en el tendido lo bendice con la señal de la cruz. Torea con dignidad y compromiso. Da una vuelta al ruedo y palmas al toro.

Lo grande vino en el sexto. En lo que es una declaraciòn de intenciones, un farol de rodillas con el capote , verònicas y chicuelinas de fuste. Tranquilo, sereno, brinda todo lo que cree y sabe , puede y quiere. Le tocò un toro de bandera, sin duda pero hay que estar a la altura para que no se le vaya. Y no se le fue.Como ha durado el toro, como embistiò , echando ese morro y empujando con la cara la muleta.El chico despliega sin sobresaltos, con sinceridad lo que ha aprendido. Se embriaga de toreo y prolonga la faena. El toro le vale al ganadero y sale el pañuelo azul para para vuelva a la dehesa, a Huagrahuasi, a la Casa del Toro.

Ha sido una tarde maravillosa de toros. El corazòn late de contento porque quien escribe ha visto a ese Morante del Guadalquivir, lìmpido y grandioso, al paisano de doña Chabuca Granda, esa que cantò las lisuras y al hijo de Salgonqui hacerse matador de toros con un padrino de lujo. Que lujo de corrida señor ganadero don Josè Luis Cobo. Gracias a Latacunga y a sus gentes.

Ahì sigue el San Cristòbal, patròn de este pueblo encantador que es Latacunga. Es el santo del pueblo.

Categoria: