"Mi verdad en el toreo" , memorias de don Rafael Baez

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

El 15 de abril de 1957, justo el día en que murió Pedro Infante llegó a México un joven venezolano ilusionado con "comerse el mundo" velando sus armas de novillero pero la vida le deparó la gloria de estar al lado de uno de los toreros míticos de la segunda mitad del siglo XX el regiomontano Eloy Cavazos nada mas ni nada menos que 45 años como apoderado en tiempos ( aun hoy ) en que los apoderamientos, generalmente duran meses , uno o dos años. Rafael Baez hizo historia.

Don Rafa ha llegado a la venerable edad de los 93 años y ha decidido escribir sus memorias ( están cociéndose en la imprenta y verán la luz en breve ). Las ha titulado , como no podía ser de otra manera, " Mi verdad en los toros ". El estima que su paso por el toreo le ha dado una visión de la fiesta no solo en México, en América sino en Europa y por eso , precisó ,quiero dejar mis vivencias para las nuevas generaciones.

Pocos recuerdan que el primer apoderamiento de esta joya de la tauromaquia que es el " veneco " Baez estuvo ligada al maestro Pepe Cáceres. Digamos que fue el bautizo del insigne apoderado en estas lides de apoderado-poderdante con el torero de Honda.

Y es que justamente este año ,un 20 de mayo de hace medio siglo , debutó en Madrid don Eloy , para convertirse desde entonces, en el ùltimo mexicano que ha salido a hombros, por ‘la puerta grande’ de la plaza de Las Ventas... La puerta con la que sueñan todos los toreros. Día importante para el hijo de aquella mujer que se ganaba la vida haciendo tamales y de aquel hombre encargado de cuidar la plaza de toros de Guadalupe. Y en cuyo ruedo a los 5 años, tenía el arrojo suficiente que tiene que tener un niño para pararse en el centro a lucir capotazos y muletazos de exhibición entre olés y monedas, tan necesarias, tiradas desde los tendidos.

Hace 50 años, toreando con Miguel Mateo Miguelìn y Gabriel de la Casa corté dos orejas y abrí por primera vez vez esta hermosa y valiosa puerta para los toreros, la plaza de Las Ventas” , dijo emocionado el " pequeño" Cavazos.

Lo que también hay que recordar es que apenas tres días después de aquella hazaña, el 23 de mayo, en esa misma plaza, el diestro se llevó la cornada más grave de las 20 que sufrió en su carrera... fue en el pecho, de 25 centímetros de profundidad, propinada por el toro 'Farolero' que le atravesó el pulmón: "es un milagro que haya salvado la vida", declaró entonces el célebre doctor Máximo García de la Torre, que contribuyó al prodigio.

Categoria: