Lo escrito en Tendido7 : Reaparece en Quito Cristina Sánchez

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

( Foto de archivo de la bella torera con el maestro Rincón )

LO CONTAMOS HACE DOS SEMANAS EN TENDIDO7: CRISTIAN SÁNCHEZ VUELVE A LOS RUEDOS. NO SABEMOS SI SERÁ UN HECHO PUNTUAL, O NO.

Cristiana Sánchez reaparecerá el 5 de diciembre en La Belmonte de Quito, la bella plaza enclavada en la zona histórica , rodeada de iglesias coloniales que guardan un valioso patrimonio artístico de grandes pintores y escultores de vírgenes de diversas advocaciones , a santos y cristos moldeados por artista españoles y quiteños.

LOS CARTELES

Miércoles, 5 de diciembre: Festival Virgen Esperanza de Triana. Toros de Triana y Huagrahuasi para Cristina Sánchez, El Fandi, Emilio de Justo, Joaquín Galdós y el rejoneador Álvaro Mejía.

-Jueves 6: Goyesca. Toros de Triana para José Antonio Bustamante, Martín Camacho, José Andrés Marcillo y el rejoneador David Albuja. Actuarán los recortadores Huagrajumping.

-Viernes 7: Festival de aficionados prácticos. Novillos de Triana y Huagrahuasi para José Ignacio Bullard, José Alfredo Koechlin, Enrique Sifuentes, Alejandro Aceves, Esteban Morales, Santiago Bustamante y Rodrigo Correa.

UN POCO DE HISTORIA DE LA GRAN TORERA

Cristina tenía solo veinticuatro años cuando decidió que lo suyo eran los ruedos y, capote en mano, se dirigió a Nîmes. En la arena de su plaza protagonizó una alternativa histórica, convirtiéndose en la primer mujer torero de Europa.

Curro Romero fue su padrino y el maestro José Mari Manzanares ( PADRE, YA FALLECIDO ) su testigo.

La novillera española tomó la plaza francesa y salió por la puerta grande tras cortar dos orejas. Muy aplicada y voluntariosa, se metió al público en el bolsillo y conquistó el derecho a seguir toreando a toros de cuatro años o más.

De casta le venía a la matadora. Hija del banderillero Antonio Sánchez, se había sentido desde niña atraída por el juego de muerte. Mientras sus amiguitas soñaban con ser veterinarias, ella se imaginaba vestida de luces más allá de la barrera, empuñando el estoque en el ruedo frente a un gran toro bravo. Cuentan que a los catorce años ya dio sus primeros pases a una becerra.

Categoria: