La revolución fue Quinito

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Patrimonio Taurino se vuelca con Quinito, hijo del gran torero antioqueño que llevó ese ilustre apelativo taurino , pues en Sotillo ded la Adrada , Avila recibió una ovación de lujo en esa región del llamado " Valle del Terror".

El Valle del Terror permite ver ganaderías que aparecen poco o nada como la de Hoyo de la Gitana, solo por eso es una zona a cuidar. El encierro lidiado hoy en Sotillo de la Adrada ha sido de impecable presencia, algo que en esta zona se presupone como el valor en la guerra, y complicada de juego. Como era de esperar el lío llegaba en los coletas.

No suelen ser primeros espadas los que matan estos encierros precisamente. Una y otra vez vemos como se repiten en los mismos carteles, con los mismos empresarios o similares, hasta que al año siguiente desaparecen. Eso sí, con una irreprochable hoja de servicios ante Monteviejos, Hoyo de la Gitana o hierros que ya han pasado al recuerdo salvo por aquí.

José Ignacio Rodríguez está saboreando este año estas zonas tan duras y lo hace con un irreprochable oficio. A su primero lo muleteó fácil, quizás demasiado, en un trasteo soso con un novillo a menos. No hubo apreturas ni alegría, menos espada. Si el presidente hubiera tenido el reloj en hora el novillo hubiera muerto apuntillado en corrales. SILENCIO.

El cuarto fue un novillo precioso, interesante con una puntita de mansedumbre. El albaceteño dejó los momentos más aseados de la tarde con una corrección meritoria pero académica. No vimos unas apreturas para levantarse ni ningún muletazo ridículo para pitarle. Todo pasó con simpleza correcta salvo una petición que las mulillas acrecentaron. OREJA.

David Garzón debió quedar sordo de los olés desgarrados de su cuadrilla. Yo entiendo que al matador hay que animarle pero cuando una plaza sin callejón está en silencio y se oyen solo los olés de tres personas la cosa queda durilla de ver. Su novillo entregó las armas en el peto, quizás dañado. David estuvo aseado, limpio pero con un animal que se caía al ser exigido. El final de faena sí fue bello en remates y eso le valió UNA OREJA sin más.

En el quinto volvimos a ver su versión más aburrida. El novillo se dejó pero exigió y el coleta no supo qué hacer con él. Demasiadas dudas que ni su cuadrilla pudo levantar. La faena se hundió en una mediocridad alarmante que la gente esperó que pasara pronto para esperar a Quinito. SILENCIO.

La revolución fue Quinito. El menudo novillero se tiró al suelo, cuerpo a tierra, a recibir al primero de su lote que le sacaba una cabeza. Sotillo vio alma, ganas y entrega en un novillero verde. Con los palos no le salió nada, su par de cortas fue un desastre, pero quedó por encima el alma. En la muleta el de Hoyo se rindió saliendo sin clase, con la cara por las nubes. El novillero puso entrega e inteligencia para bordear una oreja con cambiados y bernadinas ceñidas de verdad. La espada, un desastre, no evitó la OVACIÓN.

En el sexto se marchó a porta gayola creando una revolución que la plaza agradeció gritando su nombre. Con los palos estuvo más aseado y en la muleta dejó un rayo de esperanza. Está verde, muy nuevo y lleno de carencias como para entender al noble pero complicado Santa Coloma. El novillero estuvo quieto, firme, aguantando las miradas sin pestañear y templándose en cercanías. La espada se llevó el trofeo, es un desastre matando, pero no el reconocimiento a lo que debería ser un novillero siempre. SILENCIO.

SERIA Y NOBLE NOVILLADA DE HOYO DE LA GITANA CON LA QUE BRILLA EL ALMA DE UN VERDE QUINITO. TODO EL MÉRITO A LOS NOVILLEROS QUE SE VISTEN DE TOREROS EN EL DURÍSIMO VALLE PERO INEVITABLE PENSAR EN QUÉ SERÍAN ESTOS FESTEJOS CON PRIMEROS ESPADAS DELANTE.

Camino a Talavera era inevitable pensar en qué hubiera pasado con el encierro si cae en otras manos o si esas manos aceptarían hierros como éste.

Categoria: