López Simon en hombros con orejas de bisutería

López Simon salió en hombros en Valencia con sendas orejas de escaso valor en una tarde de Zalduendos en plenas Fallas.

Los dos únicos toros sin opciones de la corrida se reunieron en el lote de Antonio Ferrera, que estuvo paciente y suave con el endeble primero e insistió de más, por pura responsabilidad, con un cuarto desfondado e insulso.

Dijo Ferrera : a veces buscamos lo grande y entiendo que la gente se impaciente, pero a veces hay matices que hay que apreciar en el toreo porque entran dentro del arte de la tauromaquia, de los ritmos y de los tiempos. Me hubiese gustado que se hubiese movido más".

El Fandi : "creo que se ha visto la actitud y el querer. Con el capote ya empezó a quejarse y por el lado derecho soltaba la cara una barbaridad. Luego se ha ido templando, pero soltaba la cara de una forma muy desagradable".

Alberto López Simón fue todo entrega y disposición con Valencia. Tuvo que medirle la altura al noble de Zalduendo. Comienzo explosivo sacándoselo por la espalda y ligó las primeras tandas. Con el toro a menos se arrimó y se vio a un López Simón fresco y con recursos. Tras una entera paseó una oreja. El que cerró plaza fue otro toro que se movió y desarrolló una noble embestida por el pitón derecho por donde el madrileño hilvanó faena de ligazón. De nuevo demostró una tremenda disposición y aunque tardó en doblar tras una entera, consiguió una oreja que le abría la Puerta Grande de Valencia, primera de estas Fallas.

Expresó el de Barajas : el tercero cierta calidad, pero había que ser medido en lo que uno hiciera. Vengo con toda la ilusión de hacer lo que tengo en la cabeza y era el toro que había”. Respecto al invierno, ha afirmado que “no siempre torear animales tiene que ir ligado a encontrar sensaciones. Ha habido mucho trabajo”.

Seis toros de Zalduendo, de buenas hechuras pero muy desiguales de cuajo, con algunos atacados de carnes junto a otros terciados y vareados. En general, aunque poco picados, con escasas fuerzas y medida raza, aunque, salvo el lote de Ferrera, por nobleza y duración ofrecieron muchas opciones de triunfo.

Antonio Ferrera, de azul noche y oro: estocada caída (ovación); tres pinchazos y golletazos (silencio tras aviso). estocada delantera

El Fandi, de verde manzana y oro: pinchazo y estocada tendida (ovación tras aviso y leve petición de oreja); estocada tendida (oreja tras aviso).

López Simón, de añil y oro: estocada (oreja); estocada delantera (oreja tras dos avisos). Salió a hombros

Quinto festejo de abono de la feria de Fallas, con algo más de un tercio del aforo cubierto (unos 4.500 espectadores), en tarde fresca.

Categoria: