Javier Cortés, otro de los milagros de la medicina taurina, en pie

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Ha sido un año muy duro para los toreros, banderilleros, mozos de espada y hombres de la profesión. Pero ahí están los médicos especializados en cirugía taurina para salvarlos.

"Podría haber muerto" declara el madrileño Javier Cortés que ha perdido la visión del ojo del derecho por un pitonazo...

Ha dicho en un gesto maravilloso : Estoy mas vivo que nunca como torero.

Bien se ha dicho que una cornada como la de Manolete se habrá tratado hoy exitosamente y el cordobés no habría muerto como ocurrió en Linares. Pero es igual con Joselito o Ignacio Sánchez Mejias o Paquirri. Lo del Yiyo es otra cosa pues fue de las cornadas que llaman los especialistas " mortal de necesidad ". Qué avances tan prodigiosos ha tenido la cirugía taurina y ver vivos a Mariano de la Viña, a Javier Cortés, a Gonzalo Caballero, a Pepe Moral a Rafaelillo tras ese cornalón impresionante en Pamplona, y en el caso colombiano a Moreno Muñoz tras la cornada en Puente Piedra. Renuevo mi agradecimiento e incancelable deuda de gratitud a todos estos profesionales, muchos desconocidos , anónimos, que salvan vidas con su prodigioso talento, sabiduría y amor a la fiesta.

A Cortés le vi este año en Riobamba , no había tenido ocasión de verlo " en vivo y en directo" pero sí muchas veces a través de las emisiones de televisión y me impresionó su calidad, su concepción del toreo. Luego vendría el malhadado incidente de la gravísima lesión ocular sufrida el pasado 15 de septiembre cuando toreaba en la Monumental de Las Ventas.

HABLA JAVIER CORTES

“Estoy más vivo que nunca como torero. Aún no he cogido los trastos, el día que lo haga empezaré a tomarme en serio los entrenamientos rodeado de mi cuadrilla”, ha afirmado el diestro madrileño, quien ha relatado las dramáticas vivencias de aquel día de finales de verano en que fue herido de suma gravedad en su ojo derecho por un toro de Marqués de Albaserrada: “Con mi grana y oro con el que tantos sentimientos y emociones he compartido iba vestido en Madrid para triunfar o morir. Tiré la moneda y salió cruz. Nunca me olvidaré de aquel toro de Marqués de Albaserrada, 'Golfo'. En la enfermería pensé en lo peor, que podía morir el torero, que es peor a que muera la persona. En el hospital Gregorio Marañón, esperando lo peor, sentí todo tipo de cariño de las personas más allegadas”, ha señalado, añadiendo sincero: “Pensaba que todo se iba a terminar ahí, que empezaba una nueva vida, que mi ojo no iba a poder reconstruirse. Una noche empecé a cambiar mi mundo, aún no sabía lo que iba a pasar. Me dejé llevar por las personas que tenía a mi alrededor. Gracias a mi cuadrilla, a mi apoderado, a mi familia. Todos ellos me mandaron el abrazo de esta familia, la del toro. Todos los países taurinos me mandaron sus deseos de verme en los patios de cuadrilla pasando paquete”.

HABLA SOBRE CORTES EL DR. ANTOLLIN

El traumatismo fue tremendo. Javier podía haber fallecido. Si el alcance del pitonazo hubiera sido dos centímetros más allá hubiera podido causar su muerte por la zona tan delicada de la que estamos hablando. Ahora tiene una retina con la posibilidad de recuperar algo de visión después de otra operación”; añadiendo después: “Pero ahora, aunque la estructura del ojo está conservada, no ve. Aun así, Javier ha preferido incorporarse a la temporada en lugar de terminar las cirugías pertinentes. Después de la próxima temporada se le volverá a operar”.

NUESTRO RESPETO A LOS TOREROS

Huelga decir que a todos estos profesionales que han caído heridos va nuestro afecto y admiración. Sin fisuras.

Categoria: