Indultado encastado y bravo novillo de Cediel en festival en Villapinzòn

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

( En la foto de Farley Betancourt, el ganadero de El Manzanal y Sebastian VARGAS TRAS EL INDULTO del novillo de don Alberto Cediel ).

En la frontera cundiboyacense, en una vereda que es un espectàculo de paisaje, naturaleza, hondonadas que arriba de esos preciosos cerros se tachonan de toros, vacas y novillos que recorren tranquilamente sus verdes prados. Por eso Ricardo Arandia la bautizò con el nombre de "Altagracia" donde se levanta una plaza de tientas en la que se celebrò este domingo un festival no solo entretenido sino muy enriquecido por los toros de seis ganaderìas e igual nùmero de toreros que dieron un recital esplendido de su bien hacer.

Y volvì a sentir la sensaciòn de que es un milagro que un heredero del bos tauros ibericus se haya aclimatado en estos parajes andinos con bravura, nobleza y casta y que embista a ese " trapo " rojo que llamamos muleta, que genere distintas emociones en el espectador. Unos prados naturales sirven de tendido y se coparon en mas de tres cuartos para admirar las destrezas de toreros veteranos y màs jóvenes que desplegaron su talento ante la variedad del juego de cada uno de los astados. Por cierto bien presentados. Sin tacha. Dos "Acacias" sirven de vigías a la coqueta placita y la danza y ballet de estos artistas con los novillos comenzò puntual a las 3 y 30 de la tarde, eso sì con baja temperatura que nos obligò a protegernos. En los tendidos estaban los cabales, los aficionados que justiprecian el esfuerzo de hombres como Ricardo y su larga parentela para ofrecer este ceremonial bajo un cielo plomizo.

El sogamoseño Cèsar Camacho,que abriò plaza, silencio tras lidiar un Achury que tuvo fijeza, nobleza, dejándose mucho pero sin fuerza.

El cucuteño Sebastian Vargas topò con un codicioso novillo que galopò, fue pronto,humillò, recibiò una vara a ley y debiò emplearse a fondo el torero pues fue exigente. Banderilleò con la soltura a que nos tiene acostumbrados. Preciso y magnìfico el primer par. Luego, entendiò perfectamente las embestidas, le dio el sitio y la importancia al enclasado "Manzanal". Hubo ese esquivo encuentro de un torero en sazòn con un astado maravilloso por su juego y a la final se indultò. Podrà alegarse que fue un festival, sì pero el novillo no escogiò donde debia torearse y le tocò en este paraje, sacò la calidad de la bravura y mereciò retornar al campo de donde saliò para probarse con las vacas como semental. Cayeron los dos pañuelos y las dos orejas simbòlicas. Como detalle, un volteretòn impresionante al cucuteño cuando mejor estaba toreando ( el novillo es encastado ) , Vargas sujetò fuertemente con sus manos el pitòn izquierdo para evitar males mayores pues el pitòn iba directamente al pecho.. Por fortuna, tras el susto , sin consecuencias ).

Muy bien las cuadrillas de banderilleros y picadores .-.

Cristobal Pardo lidiò un jabonero ( muy en Juan Pedro que nos recordò a ese famoso 120 de don Jerònimo Pimentel ). Encastado, miròn y con el que estuvo superior el torero de La Victoria , Caldas, que comenzò doblándose toreramente para hacerse a la embestida y corregirle defectos. No fue un toro fàcil,. Por el contrario, con la casta que a veces se traducìa en genio, el torero estuvo firme , con la convicción por bandera y sin dudas. Una oreja. El largo periplo de don Cristòbal por el Perù se notò por la seguridad que tuvo en todo momento con el complejo novillo.

Ramses a quien declaramos como el mejor torero colombiano de la temporada, lidiò uno del maestro Rincòn, de Las Ventas que parecía tener un problema en el ojo derecho. De pronto embestía con claridad como acto seguido de paraba , sin molestar pero sin terminar de " redondear " el fondo que atesoraba. Tuvo muchas virtudes pero el tema de la visiòn pesò al final. La clase del torero se puso en evidencia.

El sincelejano Hèctor Josè Vergara torea poco. Obtuvo una maestria en La Javeriana en administraciòn, ha estado por fuera del circuito dos años pero no se notò pues si se me permite la glosa, pegò una tanda por el derecho al buen novillo del dueño de casa , "Altagracia" con un abrochado de pecho , tanda que tuvo esa sustancia de lo bien hecho y bien " arrematao", como decìa El Guerra el torero de Còrdoba. Otro novillo de nota alta ( estamos en Altagracia) que le permitò el torero costeño dejar su impronta de calidad. Una oreja.

Cerrò la fría tarde ( en lo climático, pues en lo espiritual fue superior a los 40 grados ) el joven veterinario Leandro de Andalucìa con un novillo de su familia que fue muy bueno por sus embestidas, prontitud y fijeza.

Un ramillete variado de toreo de capa : tafalleras, navarras, chicuelinas y media verònica. Brindò a todas las damas para festejarlas en el dìa internacional de la mujer que celebramos el 8 .

Aprovechò el joven Leandro que tuvo en su formaciòn un maestro de la calidad de Don Alfonso Brillòn, las buenas condiciones del novillo que fue muy obediente a los engaños, y nos regalò ya a esa hora cuando la luz del día era màs opaca y las sombras comenzaban a ejercer su reino, una faena en la que desplegò un recital de toreo por ambos pitones, preciosos remates y detalles como esas pinturas de trincherazos toreros.

Pasò un mal rato cuando el novillo se lo echò a los lomos y a punto estuvo de causarle una pena pues le puso el pitòn en la entrepierna, lo lanzò al suelo, gracias a Dios sin mayores consecuencias. Matò certeramente y cayeron las dos orejas.

Al buen novillo que tuvo un comportamiento ejemplar se le dio la vuelta al ruedo. Un gran premio.

Categoria: