Hace 13 años voló "Pajarito"

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Pajarito es el nombre con el que fue conocido un toro de lidia, proveniente de la ganadería de Cuatro Caminos, de 503 kg de peso y nacido en julio de 2001, que el domingo 29 de enero de 2006 en la corrida 14 de la Temporada Grande 2005-06 protagonizó uno de los episodios más inusuales en la historia de la Monumental Plaza de Toros México, ubicada en la capital mexicana, al ser el primero en saltar del ruedo hasta la segunda fila de barrera de sombra.

Un minuto. Fue el intervalo que transcurrió desde que 'Pajarito' atravesó la puerta de toriles hasta que un mozo del torero Pablo Hermoso lo descabelló entre las butacas de un tendido de sombra de la Monumental de México D.F.. Sesenta segundos que valieron para que el astado cárdeno de 502 kilos de peso y cuernos cortos se convirtiera popular en intenet.

Más de 20.000 espectadores contemplaban la corrida aquella tarde del 29 de enero de 2006. Faltaba una semana para que la plaza más grande del mundo cumpliera sesenta años en activo. La puerta de chiqueros se abrió y el toro salió como una estampida, ligeramente orientado hacia el interior del coso. El joven Xavier Ocampo esperaba en las tablas a que al animal que confirmaría su alternativa. Pero recorrida casi la mitad del diámetro de la plaza, 'Pajarito' cambió el viaje y se enfiló hacia el burladero de prensa. Después, un brinco que puso sus cuartos sobre las tablas; uno más y volaba hacia la barrera.

"Fueron momentos dramáticos para todos, pero emblemáticos para la fiesta", explica el torero y medallista olíompico de natación Luis "Niño de Rivera". Más de 25 personas resultaron heridas, aunque nadie perdió la vida en el lance."Todos los aficionados nos sentíamos protegidos por la barrera y el callejón hasta que llegó 'Pajarito'". En ese momento, con un animal que no tenía más fiereza que la indispensable por su tamaño y cuernos desde que abandonó de un brinco la arena, los espectadores sintieron un cambio en su "relación con el torero y con el toro". Sintieron "el peligro, la posibilidad de la muerte que es la esencia del arte taurino".

Sergio Hernández Weber, propietario del hierro al que pertenecía el toro, 'Cuatro caminos', ha decidido recomponer la historia de ese minuto y publicarla en un libro repleto de ilustraciones: "Pajarito. El vuelo histórico". Aunque en febrero lo dio a conocer en México, decidió realizar su propio vuelo, esta vez transatlántico, y repetir la presentación en la sala Antonio Bienvenido de la madrileña Plaza de Las Ventas.

Se trata de un volumen de 125 páginas en el que ha colaborado Heriberto Murrieta, cronista taurino y compatriota del ganadero. Su interior recoge noventa fotografías de diversos periodistas, cinco pinturas y los testimonios de varias personas que vivieron la proeza en directo.

Hernández Weber explica que "se ha querido dar voz" a todas las personas que resultaron afectadas por los acontecimientos, además de describir los antecedentes de un toro que nunca llegó a la lidia. "Sería injusto para la familia Hernández no dedicar un libro a 'Pajarito'", indica el ganadero que -debido a los asientos que ocupaba aquel día-, "estuvo a punto de quedar huérfano y viudo" .

El texto recopilas las sensaciones de los testigos que vivieron aquel día de la La monumental mejicana de cerca. Desde artistas a espectadotres anónimos. Juan Manuel de la Rosa, por ejemplo describe en el volumen presentado que tuvo "la necesidad de pintar" al astado después de verlo cruzar el aire. Para él la escena parecía "una gran masa azulada, en un tono como la flor de un cardo". Gloria Amtman, otra de las presentes, indica que la mirada de 'Pajarito' era "de preocupación, más que de fiereza".

Julieta Gil fue, no obstante, la que salió peor parada. Recibió una cornada que sintió como "un ardor muy fuerte", según recoge el libro. Gil relata que "nunca jamás había visto una salida de un toro igual".

En la presentación, además del "Niño de Rivera", -y el torero Arturo Macías, que apareció al final del evento- el autor compareció rodeado del embajador mexicano, Jorge Zermeño Infante, el escritor Carlos Abella, el cronista taurino Juan Antonio Hernández y el director-gerente de Asuntos taurinos de Madrid, José Pedro Gómez Ballesteros. El responsable de la fiesta en la ciudad justificó que el evento se realizara Las Ventas, "porque los dos países están unidos por la pasión" a tres cosas: "el idioma, los toros y nuestros pueblos".

Ecologismo taurino
Hernández Weber confesó al principio de su intervención que él se considera un ecologista. "Tenemos los suficientes argumentos para considerarnos así, porque defendemos el medio ambiente", explica el ganadero. "Buscamos la armonía entre el toro y el campo".

El mexicano explicó a elmundo. es que entiende, no obstante, "la preocupación en España" debido a la posibilidad de que la fiesta pueda ser prohibida en Cataluña. Pero indicó que hablar de defensa de animales o ecología en estos casos es fruto del "desconocimiento". "El toro pelea sin que nadie lo obligue a la lucha".

Para Hernández "sería un error" que la tradición taurina se perdiera en cualquiera de los dos lados del Atlántico. Permitir eso, conduciría a la población, en su opinión, a "ver la NBA y seguir costumbres americanas". "Perderíamos nuestra cultura, nuestro arraigo", afirmó. En otras palabras: "Dejaríamos de ser españoles o mexicanos".

Categoria: