El Zapata, Ferrera y Morante aportaron sus tauromaquias en México

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

( Imagen de un brillante momento de El Zapata )

Morante , esa despaciosidad y al ralenty, El Zapata, un huracán, especialmente en bandrillas, y esa personalidad de Ferrera donde la improvisación jugó papel determinante. Eso sí con muchos cuestionamientos por el trapio ( no trapio ) de algunos toros que salieron en la monumental mexicana en esta corrida aniversaria.

El matador de toros Antonio Ferrera conquistó la salida a hombros en la segunda Corrida de Aniversario de La México tras el corte de dos orejas, confirmando así que su romance con la afición capitalina continúa, y por ello el clamor hasta la Puerta del Encierro. Morante de la Puebla dibujó los detalles con el primero de su lote para pasear una oreja, mientras que “El Zapata” hizo cimbrar al público presente en La México con su espectacularidad en banderillas y con la faena hecha al segundo de su lote. Por su parte, “El Payo” se fue sin trofeos con el cierra plaza tras una faena plagada de la clase y temple. El toro que abrió plaza, “Belenero”, permitió a Uriel Moreno “EL Zapata” una faena esforzada y voluntariosa. Lo mejor llegó con su segundo, “Legado”, con que plasmó un saludo capotero variado, evocando a Antonio Campos “El Imposible”, para después poner al público de pie con tres magistrales pares de banderillas, uno de ellos, “El Monumental” de su propia autoría por lo que dio una vuelta alruedo. Con la faena la emotividad del toro de Jaral de Peñas se mostró desde el comienzo, cambiándose la muleta por la espalda, sin embargo, poco duró la faena que fue perdiendo gas debido a que el toro comenzó a pararse, aún así quedó clara y demostrada la entrega del torero que falló con la espada.

Morante de la Puebla aquilató el buen toreo con su primero, “Indulgente”. Al natural se acompañó con la cintura en una escena plagada de plasticidad, con muletazos que han tenido la clase y la hondura, toreando muy asentado y reflejando su naturalidad a compás y tras una estocada certera cortó una oreja. Con el séptimo bis, el de la Puebla del Río abrevió y dividió las opiniones. El diestro Antonio Ferrera abrió con “Virtuoso” cortó una oreja de mucha valía, pues a pesar de las pocas opciones que tuvo, terminó por inventarse una faena en la que hubo muletazos con reposo rubricando con una estocada recibiendo.

Con el segundo de su lote nuevamente la inventiva propia del extremeño que parecía no tener las opciones claras y de poco en poco, terminó por desplegar la clase por ambos lados para cortar tras lo certero con la espada una oreja. El primero de “El Payo” no ofreció nada, estando el diestro tesonero. Lo mejor llegó con el cierra plaza donde cuajó series rotundas, toreando muy despacio, rompiéndose en cada trazo, y demostrando que su toreo es artístico, de entrega y sentimiento, y por ello, la faena tomó un rumbo hasta romper y escuchar olés con largueza. Entre serie y serie el torero dio el tiempo y la distancia y por ello extrajo lo mejor del de Jaral de Peñas. La estocada fue muy baja y pese a ello se asomaron los pañuelos, sin llegar la concesión de la oreja, por lo que recogió la ovación en el tercio.

Categoria: