César Rincón, un relámpago de emocionante toreria

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Por edad no pude ver el otoño taurino de Belmonte, Gaona o don Domingo Ortega y esta placida tarde en "Puente Piedra " en "Marruecos" pude admirar extasiado 11 años después de su retiro de los ruedos al maestro César Rincón dar un manojo de capotazos y muletazos de una indescriptible belleza en un hecho histórico de un figurón del toreo, chispazos de un genio de la tauromaquia contemporánea que hizo levantar emocionada a la plaza a los gritos acompasados de " César, César , César" y unos sentidos olés como en aquellos tiempos en que el bogotano lucía el traje de luces .

Y este alumbramiento de gracia torera, de asolerada prestancia ocurrió en el tentadero didáctico que él organizó y apadrinó con vacas de su ganadería de " Las Ventas del Espíritu Santo ". En la tercera, una hija de " Irritado" el joven y curtido maestro toma el capote, viene una explosión de júbilo, olés y hasta gritos de histeria. Le va corriendo hacía atrás a la vaca que tiene poca fuerza y la saca del caballo.. La coloca perfectamente, En la cuarta su capote que es gloria verle manejado con sapiencia, vuelve a desandar el camino el torero para colocarla con un remate precioso. Toda una joya de filigrana. Discretamente le da consejos a los jóvenes novilleros para que aprovechen las condiciones de las eralas, Mas cerca, coge la muleta con la izquierda, le indica a unos de los chicos. En un momento de apuro de uno de los aprendices de brujo, a cuerpo limpio sale Rincón para cortarle la vaca y evitar el peligro que es inminente.
El propio Rincón pronuncia las palabras cabalísticas "je......", "bonita,.......", "je", " Je" , "vamos ".......y coloca la vaca en el centro del ruedo que abrocha con un recorte a manera de tentadero enroscándose el capote en el cuerpo que es un deleite.En esta sexta explota el júbilo cuando el maestro toma la muleta en las manos y dice que es una manera de agradecer la masiva asistencia a la convocatoria. Dice que es un orgullo ser taurinos, que está feliz por la maravillosa acogida y lanza un dardo oportuno :los violentos están afuera. Aquí la paz como se lo acaba de decir el comandante del operativo de policía de Cundinamarca admirado del comportamiento de los taurinos.

Cita con la mano derecha caminandole toreramente por la cara. La genialidad surge cuando se lleva rápidamente la muleta a la mano izquierda porque ha intuido con meridiana claridad que es el pitón potable del noble ejemplar. Tres naturales de prodigio y el forzado para rematar. La gente en pie. Juan de Castilla concluye la tarea.

Al final, Manolito Castañeda lo lleva en hombros y acompañado por la tropilla taurina da una aclamada vuelta al ruedo que es el premio a un torero que un día por propia decisión dejó de vestirse de luces pero no se ha despojado de la grandeza de SER una de las grandes figuras del toreo universal del último cuarto de siglo. Y para fortuna nuestra, paisano de esta tierra maravillosa que es la de ustedes y mía. Hoy he vuelto a soñar. Un mito del toreo es el responsable. Dios guarde a usted, maestro y señor. Y gracias mil.

Categoria: