Brillantes los Hermoso, padre e hijo en el templo del rejoneo, Lisboa

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Plaza de toros Campo Pequeño de LISBOA (PORTUGAL).

ENTRADA: Casi lleno

RESEÑA: Antonio Ribeiro Telles (vuelta y vuelta); Pablo Hermoso de Mendoza (vuelta y vuelta); y Guillermo Hermoso de Mendoza, que confirmó alternativa (vuelta y vuelta).

GANADERIA: Toros de Pasanha.

CABALLOS UTILIZADOS POR PABLO HERMOSO DE MENDOZA:

Primer toro de la Ganadería de Pasanha, número 84, 536 Kg, de nombre Reviro: De salida JIBARO (2 farpas); en banderillas BERLIN (6 banderillas).

Segundo toro de la Ganadería de Pasanha, número 34, 590 Kg, de nombre Heroico: De salida ALQUIMISTA (2 farpas); en banderillas ILUSION (4 banderillas) y ARSENIO (3 banderillas).

CABALLOS UTILIZADOS POR GUILLERMO HERMOSO DE MENDOZA:

Primer toro de la Ganadería de Pasanha, número 50, 588 Kg, de nombre Mágico: De salida BARRABAS (2 farpas); en banderillas BRINDIS (4 banderillas) e INDICO (2 banderillas).

Segundo toro de la Ganadería de Pasanha, número 45, 545 Kg, de nombre Mentino: De salida JIBARO (2 farpas); en banderillas DISPARATE (7 banderillas).

Actuaron los Forcados Amadores de Alcochete y Aposento da Moita.

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS: JANUCA, CHURUMAY, DONATELLI, AGORA, ALABAMA y CORSARIO.

COMENTARIOS. Hace apenas un mes, Guillermo se presentaba en Portugal, concretamente en la plaza de toros de Evora. En esta calurosa noche, el joven de los Hermoso de Mendoza confirmaba su alternativa en el mayor santuario del toreo a caballo: Campo Pequeno.

La noche comenzó con la ceremonia de confirmación de alternativa, que Antonio Ribeiro Telles, el más antiguo del cartel, cedió los trastos a Pablo Hermoso de Mendoza, para que fuese él quien confirmase la alternativa a su hijo.

Comenzó así la historia de Guillermo con Campo Pequeno, que todos esperamos tenga la sincronización y la largura en el tiempo de la de su padre, quien observaba nervioso desde el callejón como su hijo abría plaza ante un astado de Pasanha, de buena presencia y que dio buen juego, aunque echamos en falta un poquito más de movilidad. Los primeros envites del toro, los frenó Guillermo montando a BARRABAS, tratando de encelar al toro en círculos, de los que el toro salía suelto hacia tablas. Insistieron varias veces hasta conseguir colocarlo en suerte y allí colocarle la primera farpa, muy buena de colocación, al igual que la segunda. Cambió de tercio y saltó a la arena con BRINDIS, para desplegar un repertorio de banderillas tocando al pitón contrario que fueron in crescendo de intensidad y de emoción para cerrar con dos banderillas de gran valor estético y torero. Una labor en la que BRINDIS tenía que tirar de un astado que daba los pasos justos y al que costaba sacarlo de su corta embestida. Aún así el caballo consiguió buenos momentos además de en banderillas, templando al toro en esos galopes cortos que permitía. Cerró actuación montando a INDICO y toreando en redondo, en los terrenos del toro, dando la cara siempre y dejando otras dos banderillas cuarteando en la reunión. Buena presentación de Guillermo Hermoso de Mendoza premiada con la primera vuelta al ruedo de la noche.

La superioridad, el dominio del escenario y de la lidia y el conocimiento del toro quedaron patentes en una nueva faena mágica de Pablo en el coso de Campo Pequeno y todo ante un astado que no concedió una sola facilidad, que complicó la labor tanto a JIBARO como posteriormente a BERLIN y que a pesar de todo, ambos caballos consiguieron hacerse dueños y señores de la situación. Y todo a base de templanza, de toreo suave, cadencioso y sobre todo de raza, de mucha raza de un veterano que da la sensación de estar empezando. De echar los caballos a terrenos inverosímiles, de dar el pecho de salida con un JIBARO todo elegancia dejando llegar al toro hasta los mismos pechos y de mostrar con BERLIN, como un caballo puede parecer de goma, porque dan pronto cambia pases con el pecho que, sin salirse de la suerte, pone la cola para dar un abaniquero y cambiar la embestida del toro. Todo parece fácil, pero como decimos el toro tenía muchas complicaciones y había que hacerle una lidia muy medida y técnica y para eso hay que contar con herramientas, o más bien, compañeros como BERLIN, inconmensurable esta noche y con el que a pesar de colocar seis banderillas, al público todavía le supo a poco.

El segundo de Pablo fue todavía más complicado que el primero y además con mucha más arboladura, lo que le hacía llegar más a los caballos y complicarles más los movimientos. No obstante, el astado de salida dio sensación de embestir con calidad y permitió a ALQUIMISTA cuajar un enorme tercio, toreando muy despacio, siempre con expresión y gustándose en los embroques. El toro se complicó en banderillas y a pesar de las buenas intenciones de ILUSION, el caballo no pudo lucir como lo viene haciendo estas últimas corridas. Pablo le echó raza y llevó a ILUSION a las reuniones con fe y confianza en el caballo y así consiguieron echar adelante una faena que no resultaba fácil. Igual sucedió posteriormente con ARSENIO que estuvo desconfiado al principio por la quietud del astado, pero que fue superándose y cerró la actuación con muy buena nota, sobre todo con piruetas en la cara del astado.

Y llegó el último, y Guillermo, ya despojado de la tensión inicial del escenario, se vino arriba y realizó la faena de la noche y dejó bien claras las credenciales que lleva para ser alguien en esto. Con actitud guerrera, de un chaval de 20 años, pero sin olvidarse de templar, de torear de hacer las cosas como gustan aquí. Y la gente estuvo con él ya desde que paró con JIBARO al astado, despacio, metiéndolo en la muleta de la cola con toreo redondo y enseñando el camino hasta el entonces despistado toro. Cuando el toro ya estuvo suavizado, DISPARATE salió para hacerse dueño del coso y del escenario. El caballo transmitió su raza al jinete y ambos se cansaron de torear, de templar, de meter la cara entre los pitones del toro y de llevarlo pegado a la cola. Cuando el caballo realizó la hermosina, el público enloqueció y Guillermo continuó aprovechando lo que el toro tenía para dar. Hasta siete banderillas colocó Guillermo con DISPARATE, en lo que fue un disparate de actuación e incluso le pidieron una octava cuando se retiraba.

Categoria: