Al final la virgen de Guadalupe hizo el milagro en La México

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

( Foto de Farley Betancourt que recoge perfectamente ese instante de gloria en la monumental para el torero peruano )

La México se llenó para la corrida Guadalupana y el espectáculo de ese coso de Insurgentes abarrotado, con la imagen silueteada de la Virgen Morena en la arena nimbada con tres estrellas le daba un toque especial a la fría tarde -noche en la hermosa Tenochtitlan que fue capital del imperio Mechica. Y un heredero de otro imperio, el Inca, Andrés Roca Rey, salía muy noche en hombros con las banderas de México y su país natal y un sombrero charro, al cortar dos orejas al último de este largo festejo demostrando que es una roca y un rey.

Morante, esperado, adorado, temido y befado se fue de vacío en sus dos ( al quinto lo devolvieron por ser una birria como toro de lidia en presentación ) (cualquier epíteto es poco para los enfadados espectadores con el de La puebla como le ocurrió recientemente en Lima). La bronca tras su inválido primero de Xajay ,“correcta “, si se me permite la locución.

Qué queda de ese expectante Morante: Un bello lance a la verónica y una media de ensueño. El toro no valía un gramo, abrevia y todo queda en nada. Quizás le pitan porque querían verle y no fue posible.

Con uno de Santa Bárbara, Joselito Adame que se levantó de la cama del hospital tras sufrir una cornada para vestirse de luces este miércoles, estuvo talentoso entendiendo las embestidas de “Escapulario”.

Comenzó con largas cambiadas y luego un ramillete de lances que brillaron por su eficacia.

El toro se fue viniendo a menos, buscó los adentros pero el torero no cejó en el empeño y el natural logró momentos de mucho mérito. Como se vio a través de la pantalla que conoce el encaste y pudo acoplarse a las condiciones del astado. Estaba mal colocado el toro para la suerte suprema (abierto de manos y distraído) pero el de Aguascalientes se volcó marrando pues la tizona entró atravesada del lado izquierdo al derecho. Ovación.

De Los Encinos el toro para Sergio Flores que estuvo al igual que Joselito Adame muy metido en la corrida, también “cantó la gallina “ pronto y aunque al principio humilló, luego vino el desencanto pues a más de blandón sacó genio, el genio del manso.. Toro sin enjundia (carencia de casta y ya es preocupante porque un ritual como el toreo necesita de la emoción del toro). Dos veces entró con la espada. El toro que es un misterio se viene arriba en la parte final y le avinagra la tarde al Tlaxcalteca. El peonaje pasa fatigas. No humillaba para descabellar.

Toro fijo en el capote, humillando y verónicas de mucho gusto adosadas con chicuelinas a la manera de Paco Camino, lentas y barriendo la arena con la mano contraria. Roca Rey comienza con mucho calor la faena al de Villa Carmela. En banderillas el toro denota que va a más.

Hay mucha elegancia en el brindis a la parroquia, término acuñado en los años veinte en tiempos de Belmonte para referirse la crónica taurina de la época a los aficionados en la plaza.

Lo cita de lejos, acorta distancias y le da tres escalofriantes estatuarios.

En un momento a engancha la muleta, se la destroza y debe cambiarla. El toro es de los que “tiene mucho que torear “que decía el maestro Antoñete.

El torero lo cita por el pitón izquierdo, el toro derrota y el pitón le resbala por la pierna izquierdo del peruano. Sin consecuencias. Lo que parecía bueno (la condición del toro) no aparece al final y la faena no despega. El público se impacienta y Roca va a barreras por la espada.

El toro sabe que puede y se arranca a la muleta con bríos cuando Roca entra a matar. Espada “ chalequera “ ( más que bajonazo pues el toro le hizo un extraño y cayó defectuosa ) . El milagro guadalupano no se atisba.

“Morenito” de Teófilo Gómez para Morante, el quinto de la Guadalupana. Lo devuelven a petición mayoritaria del público por su escasa presencia, y de pitones, ¡! Ni hablar ¡!!!. Falta de trapio. Demoraron una barbaridad para que ingresara a toriles. En México los que protestan por la escasez de corridas entipadas se burlan de la ganadería y los llaman los“ Tiofilitos”

Sale primer sobrero de “Los Encinos”, de nombre “Toto”.

Toro engatilladito, no hay un solo capotazo de Morante pues el astado no da señales de querer embestir. Y así fue pese a que el propio Morante llevó la lidia y el toro al caballo. Lo intentó (digo ,torear)
pero nada hubo que hacer y vino otra bronca ( legítimas en un público que fue a verle y no lo vio, ni de reojo ).

El Atanasio de Barralva se vino abajo muy pronto y tan descastado fue que nada pasó.

El de Campo Hermoso para Sergio Flores , mansurrón, distraído tampoco dijo nada.

Y salió el último para Roca. El de Jaral de Peñas le permitió salir en hombros . Previamente un manojo de gaoneras, revolera y la brionesa. Impresionante tras el brindis, como Roca se pone de hinojos, y da varios muletazos cambiados pro la espalda de vértigo. Como el limeño obliga mucho a los toros y éste no fue la excepción , el toro que humilló y se entregó terminó afligido y a menos. Soberbia estocada con un público entregado y la apoteosis. Pero sigo siendo el rey, dirá el peruano con una amplia sonrisa.

RESUMEN

Morante de la Puebla (grana y oro): pitos y bronca.

Joselito Adame (salmón y oro): saludos ( LA ESPADA QUEDÓ ATRAVESADA) y silencio.

Sergio Flores (añil y oro): silencio y silencio.

Roca Rey (purísima y oro): silencio y pitos de inconformidad y la respuesta en el último y las dos orejas.

Ocho toros de Jaral de Peñas, Villa Carmela, Xajay, Teófilo Gómez, Barralva, Santa Bárbara, Los Encinos y Campo Hermoso

Categoria: