88 años de La Santamarìa que abre temporada a lo grande

En un dìa como hoy de 1931 se inaugurò la plaza de toros De Santamarìa en un suceso al que asistiò el presidente Enrique Olaya Herrera quien invitò al exmandatario Carlos E Restrepo.

Se corrieron toros de Mondoñedo y actuaron Mariano Rodrìguez "El Exquisito" , Angel Navas, "Gallito de Zafra " y "El Tigre de Ruzafa ". Las boletas costaban $ 3,30 en sombra y $ 1,80 en sol. A pesar de lo poco desde el punto de vista artistico en la arena, hubo entusiasmo.

Por primera vez la afición pudo admirar la suerte de varas, hecho desconocido hasta entonces.

Y desde ese lejano 1931 han pisado el ruedo de Manolete a Arruza, de Luis Miguel a Palomo, de Paco Camino al Cordobés, y dos grandes de los nuestros los maestros Pepe Cáceres y César Rincón,.

No olvidar ( hay quienes desde sus còmodas posiciones de gobierno lo olvidan ) que ese coso de estilo mudèjar que se lo debemos a don Ignacio Sanz de Satamarìa , un empresario amante de los animales y visionario . es Patrimonio Cultural de Bogotá.

La Plaza La Santamaría ha servido de escenario para concentraciones políticas y partidistas, obras de teatro, conciertos musicales, actividades recreativas y, por supuesto, certámenes deportivos como la serie de ascenso al Grupo Mundial de la Copa Davis .

Don Ignacio, bogotano de nacimiento, era sobre todo un aficionado.

Había conocido la tauromaquia en sus viajes a Europa (estudió en Inglaterra, anduvo por Francia y por España) y, en Bogotá, empezó a usar su fortuna lograda como empresario en crear la primera ganadería de toro bravo -Mondoñedo, aún viva- y en traer toreros a plazas del país.

"Él era uno de los 'cachacos' de la época me contò su nieto su nieto, Don Fermín-.

Tenía dinero y era propietario de terrenos por toda la ciudad". Ya era promotor de un primer coso de madera en cercanías de San Diego, cuando se propuso hacer una plaza de cemento y con gran capacidad.

Este recinto, pasó de ser una iniciativa privada impulsada por Ignacio Sanz de Santamaría y su familia, a uno público a cargo del entonces municipio de Bogotá, cuando en 1938 el gobierno local, encabezado por Gustavo Santos, adquirió la Plaza por un valor de 190 mil pesos de la época. Pero es bueno recordar que la plaza no es del alcalde, ni de la administración sino DE TODOS los ciudadanos y visitantes nacionales o extranjeros que deseen visitarla y gozar de los espectàculos que ofrece.

En 1944, el entonces alcalde Carlos Sanz de Santamaría -sobrino de don Ignacio- contrató al arquitecto español Santiago de la Mora para terminar la obra y hacer la fachada. De la Mora implantó el estilo morisco que la caracteriza. Poco después, para celebrar los 15 años, toreó en su arena otra figurota: Manolete.

Con estos nombres, la Santamaría (como se empezó a llamar) fue creciendo en importancia. En las décadas siguientes vinieron Luis Miguel Dominguín, Antonio Ordóñez, Julio Aparicio, Miguel Báez, Fermín Espinosa, Manuel Benítez, 'El Cordobés', y, claro, Conchita Cintrón, que triunfó con su toreo a caballo y a pie. En 1954 se vivió la única cornada fatal que ha habido, aunque no a un torero, sino a un charro mexicano (Arturo Bañales), cogido por un cebú.

Poco después se cruzó la idea de una ampliación de la plaza.

"Pero, al contrario, tuvimos que defendernos de que la tumbaran.

Ese era el deseo de Rogelio Salmona cuando empezó su proyecto de las Torres del Parque -afirmó poco antes de morir don Fermín-. Yo logré hacer una campaña para evitarlo".

Cinco años más adelante se completó la ejecución de su notable fachada estilo mudéjar (árabe-español) y la remodelación estuvo a cargo del arquitecto español Santiago de la Mora, por lo cual es distinguida La Santamaría a nivel internacional, según se afirma en el libro Historia de los parques bogotanos.

A finales de la década de los años sesenta, la parte exterior de este escenario inspiró la construcción de las renombradas Torres del Parque que la rodean guardando perfecta simetría visual y artística y conforman un elemento premiado por su notable diseño, inspiración de Rogelio Salmona.

LA CORRIDA DEL DOMINGO

Los toros de Juan Bernardo para El Juli, Bolivar y Roca, cartelazo por donde se le mire.

Categoria: