Y Arbelaez fue una fiesta por los toros y la terna

( Foto autoría del jefe de fotografía del portal, Farley Betancourt. El hijo del ganadero, Juanito , el rejoneador y Castrillón en hombros )

Habitada en tiempos precolombinos por los Sutagaos y a fines del siglo XIX por pobladores que provenían de Guasca , Arbeláez , vecina de Fusagasugá vive sus fatos feriales hace medio siglo y los taurinos 35 años. Gentes laboriosas tienen a la tauromaquia como una de sus pasiones y demuestra que esa provincia ( no es un término peyorativo sino que se dulcifica al ser ese segundo piso donde se forman nuestros toreros para las grandes ferias ) , quiere amorosamente las corridas y van con alegría, con severidad en sus juicios y pasión cuando es preciso ovacionar o rechiflar ( esa libertad que es única en una plaza de toros).

Los Arbelaences disfrutaron de la organización de MINOTAURO y con la complicidad del ganadero Juan Bernardo Caicedo que echó otra buena corrida de toros ( indultado el quinto y en otra nota me referiré al primero para rejones que se pudo haber indultado y la actuación de Juan Rafael ), las gentes terminaron cuando el sol declinaba en el occidente y una coqueta luna se enseñoreaba en ese cielo azul límpido cundinamarqués " La salve Rociera " :

"Dios te salve, Maria,
del Rocio Senora.
Luna, Sol, Norte y Guia
y pastoro celestial.
Dios te salve, Maria,
todo el pueblo te adora
y repite a porfia:
como Tu no hay otra igual.

Ole, ole, ole, ole, ole,
ole, ole, ole, ole, ole, ole, ole
ole, ole, ole, ole, ole, ole, ole,
Al Rocio yo quiero volver ..".

Nada más emotivo para cerrar una tarde muy animada de toros con muchas facetas. Así haya quienes sin haber estado lancen apresurados y descomedidos juicios que pretenden sin conseguirlo poner en duda de que hoy en nuestra querida provincia se pueden presentar toros irreprochables, con el trapio adecuado para cada plaza y como nos ocurrió este domingo, con toros importantes por su juego como ese de Castrillon que indultó. Se llama " Escándalo" y se encuentra hace unas horas en la ganadería curado y con sus congéneres. Y el primero de Juan Rafael ( otra no le dedicaré, insisto ). Vario pinta de capa , desgranaron cada uno sus virtudes y algún defectillo un par que es normal en seres vivos y cambiantes como el toro bravo que no es una pieza acabada de la naturaleza, desde luego.

El mano a mano de Sebastian Ritter y Luis Miguel Castrillón fue toda una lección. Con el que cerró enmendó con creces lo del primero y superó el escollo de la espada que le birló los trofeos pues no había manera de acertar con los aceros. Dejaron los dos toreo con el capote de brillo sin par: verónicas, medias, delantales, echando los vuelos de la capichuela al hocico de sus toros y Castrillón , inusual en él, dos largas cambiadas . Ritter se olvidó del mal momento del primero ( con la muleta había estado dignísimo pero claro la espada es el sello y no se firmó la obra ) y en ese segundo dejó muletazos con mucho empaque, largos y detrás de la cadera. Le concedieron una oreja.El valor de Riter , sin cuento. Sufrió una voltereta que le destrozó la taleguilla en la parte posterior del muslo izquierdo y un golpe en la cara que lo dejó unos instantes grogy. Se repuso con coraje y desató esa toreria a que nos tiene acostumbrado desde novillero con ese valor a toda prueba. Que no es poco en estos tiempos.

Castrillón asienta su tauromaquia en la elegancia, en las formas, en el bien hacer, en la estructura del cuerpo que acompaña los muletazos , esa cintura como un balin, en esos " pellizcos" de los toreros de Despeñaperros para abajo : Andalucia , ungidos por la Gracia . ( Se atrevió en el segundo a dar unos cambiados escalofriantes y se puso de rodillas para torear por el pitón derecho ) . Era un gusto verle ligar las tandas por el derecho y por el izquierdo ( tuvo el lote más agradecido ). Hay torero para rato y de seguro lo veremos en las grandes ferias.

Ahí no queda el tema. Indultó un gran toro de Juan Bernardo que fue un dechado de virtudes por el ritmo, y el temple que tuvo el toro durante la lidia y que las supo aquilatar el torero de Medellín. Y las aprovechó a placer. . Las dos orejas simbólicas y ciertamente será el ganadero en su privadísimo laboratorio el que decida si fue más que un buen toro y sea, como esperamos, un gran reproductor.

Categoria: