Ventura , pletòrico y explosivo, puerta grande en Madrid con un extraordinario sexto

Diego Ventura apostò fuerte, en solitario, como los vaqueros del oeste de las pelìculas de nuestra niñez , luchò, cayò, se levantò y venciò al final en denonada empresa con ese gran sexto de Marìa Guiomar de Moura, procedencia Murube vìa Los Espartales al que se le dio la vuelta al ruedo . El jinete atravesò un camino pedregoso hasta el quinto al que le cortò la oreja. Con el cuarto invitò a su sobresaliente Juan Manuel Mùnera a compartir por colleras en banderillas en noble gesto. El chico estuvo brillante en su papel de secundario eficaz sin restarle mérito al actor principal. Fue de menos a mas la brillante tarde del de La Puebla y hoy a Ventura nadie le puede negar su sitio de honor en el rejoneo universal.

La coloreada tarde con plaza llena y una hermosa luz de octubre cerrò a lo grande con ese bravìsimo ejemplar ( còmo repetìa " Rinconado ", còmo iba , què nobleza, qué galope, què manera de encarar su buena casta ) en el que estuvo cumbre Ventura, desplegando un toreo exquisito por el temple, las piruetas, la colocaciòn de los palos, esos arriesgados movimiento del caballo que jugueteaba con el toro en los adentros y salìa como Houdine el mago del incierto y comprometido sitio , esos adentros donde se juegan las cartas de la vida o el riesgo de la muerte. Colocò banderillas a dos manos soltando las riendas y manejando al animal solo con las piernas. Toreò tras colocar esos palos, los rizos, los quiebros, toreò en corto y por derecho, cercanìas, emociones a raudales de una infinita y deliciosa pericia del caballero en plaza. Habìa comenzado la lustrosa lidia del ùltimo toro con los tonos rosas, azules y cobalto en el cielo de Madrid , yéndose una vez mas ( lo hizo en otro toro ) a la propia boca del toril, garrocha en mano,para recordarnos que el toreo campero ha jugado en Andalucìa un papel fundamental en el desarrollo del toreo a la jineta.

Una nube de " cargueros " se llevò en hombros al torero en medio de la atronadora ovaciòn. Ganò ese reto personal de estar en solitario en la catedral del toreo. Y ganarse por decima séptima vez la gloria de atravesar el portalòn siempre esquivo del coso venteño.

Comenzò la fiesta con 19 caballos que salieron llevados por los palafreneros por pares , formaron una herradura en el centro y la abrochò Ventura montado en uno de sus 20 caballos. La ovaciòn no se hizo esperar....Pero no todo es ventura para Diego pues nada mas colocar el primer rejòn de castigo a su primero, cayò alal arena. Hasta el cuarto hubo fallos ( nervios, tal vez? Quizás ) en varias ocasiones al colocar banderillas al viento, por ejemplo. Terminó sin premio hasta que llegò la oreja del quinto. Alivio.

Con su primero de Angel Sànchez, el toro colaborador , momentos de brillantez de Ventura pero marrò con el rejòn de muerte.

El primero de Miura que hizo segundo en la tarde , paradote, con los capotes de los peones se los querìa comer pero poco se prestò para el toreo a caballo.

Con el tercero, primero de Cortès de Moura luciò con las banderillas al violìn, toreo a dos pistas, quiebros pero no acertò con el rejòn.

El cuarto de Angel Sànchez fue en el que compartiò por colleras con su sobresaliente. Les resultò entonada la actuaciòn a ambos pero otra vez no hubo acierto con la hoja de peral. Palmas.

Faena rotunda al quinto de Miura que tuvo la virtud de la movilidad. "Nazarì " y "Bronce" volvieron a destacar y Ventura cosiò con ese caballo a la grupa al toro que no terminò de rematar en su empleo en el caballo. Toreo a dos pistas, banderillas cortas al violìn, Rotundo el caballista.

Como el toreo tiene mucho de locura ( razòn de la sin razòn que a mi razòn se hace, que decìa Pascal ) , la explosiòn se produjo como hemos comenzado estas notas en el sexto. Que manera de rejonear, señores y que toro mas espectacular , por bravo. La gente en pie, las ovaciones,un espontàneo " cantaor" se quiso sumar al jolgorio y los aficionados rendidos ante la elocuencia.

RESUMEN
Toros de Miura (2º y 5º), Herederos. de Ángel Sánchez y Sánchez (1º y 4º) y María Guiomar Cortés de Moura (3º y 6º). Obendiente el 1°, distraìdo el 2°, colaborador el 3°, a maneos el 4°, con emociòn el 5° y de suprema calidad el 6°, premiado con la vuelta al ruedo.

Diego Ventura, saludos tras petición, silencio, silencio, palmas, oreja con petición de la segunda y dos orejas

. Entrada: Lleno. Al sexto, de Cortés de Moura, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Categoria: