Un Victorino en plenitud y la faena dulce de Ureña en Las Ventas

( Paco Ureña en un muletazo rotundo al victorino )

Alejandro Talavante cortó una oreja al segundo de Victorino Martín. Sí, pero quien deverdad toreó fue Paco Ureña que no cortó apendice y sí dejó una honda sensación de entrega y verdad.

La corrida tuvo dos toros con opciones que fue el segundo y el tercero con el que Paco Ureña dio una vuelta al ruedo tras pinchar con el descabello. Diego Urdiales pechó con el peor lote. Tarde de No hay billetes en Las Ventas.

HAY QUE ELEVAR EL NIVEL EXIGENCIA: VICTORINO

"Hay que seguir elevando la línea de la auto exigencia. Las hemos echado mejores y hay que conseguir echarla aún mejor, pero desde luego en esta ha habido cosas muy importantes y con muchos matices. Era un trance muy difícil y después de todas las circunstancias que ha habido se han superado. También hay que decir que el cartel era muy rematado con Talavante que es una figura del toreo y después dos toreros muy del gusto de Madrid y todo ayuda mucho hasta el ‘No hay Billetes’ En fin…Creo que la gente sin irse eufórica tampoco se va defraudada”...

EL CURSO DE LA CORRIDA
El toro Murmullo lidiado en segundo lugar fue protestado de salida. Alejandro Talavante lo saludó por verónicas, la penúltima a cámara lenta. Tuvo fijeza en varas y el diestro le abrió los caminos en el inicio con la muleta para posteriormente torear al natural. Hubo una serie por el izquierdo de mucho temple y Talavante llenó la plaza pisando el ruedo con arrogancia. Toreó muy ligado por el derecho con un cambio de mano. En una serie el toro le puso el pitón en la barriga al torero que ni se inmutó. También se atrevió con una arrucina ligada a un cambio de mano antes de irse a por la espada con la seguridad de haber firmado una actuación importante. Se dobló con el toro y lució el último pase de pecho citando de frente y mirando al tendido. Mató de estocada trasera y paseó una oreja. Con el quinto abrevió.

El toro Pastelero lidiado en tercer lugar fue amplio de sienes y no se desplazó en el capote. Fue medido en varas. Paco Ureña firmó una faena emocianante marcada por la lucha de poderes entre toro y torero y en la que hubo mucha verdad. El toro no permitía un solo error porque enseguida protestaba y se venía por dentro. Tuvo mucha fuerza en la embestida, a lo que reaccionó con firmeza en los toques. El estoconazo por derecho no fue certero y tras fallar con el descabello dio una vuelta al ruedo. Pastelero se llevó una gran ovación en el arrastre. El sexto se frenó en el capote y luego tuvo mucha agilidad en la muleta pero no para bien.

El primero de la tarde, cornipaso, humilló mucho en el capote. Fue andarín y con él abrevio Diego Urdiales que falló con el acero. Con el cuarto pudo dejar verónicas por el pitón izquierdo. Fue pronto en el caballo y Urdiales quiso lucirlo en el tercio de varas. Tomó un tercer puyazo desde el centro del ruedo. Después en la muleta no tuvo recorrido.

Categoria: