Un intenso Talavante cierra a lo grande Albacete

Albacete se ha echado una gran feria y ha terminado con un Talavante en estado de gracia con un toro de pelaje sardo mientras El Juli y Perera pasaron por allì sin pena ni gloria. Porque como bien decìa el maestro Curro Romero " lo màs difícil en el toreo es estar bonito todas las tardes a las 5 ". Si bien le niegan a Perera una oreja es un dato menor en una tarde en la que Talavante es el nombre a destacar. Y lo verà , de momento, Cali. Que gran momento el de este torero

Un farol de rodillas como declaraciòn de intenciones del extremeño y luego se desatan los espiritus.

El tercero de la tarde fue un toro bonito,dice La Tribuna de Albacete, no sólo por su pelaje, sardo, sino también por lo cómodo que era para los que se pusieron delante, principalmente el diestro extremeño, que en su única tarde en el abono estuvo muy motivado y variado. Ya lo demostró en los lances de recibo a Rebeco, que así se llamaba el toro, alternando un farol, largas a una mano, verónicas y una medida para rematar mirando al tendido. El extremeño salió muy motivado, animado por ese intenso café que degustó e hizo degustar después al público con su faena, iniciada clavado de hinojos, con un derechazo, un casi imposible pase cambiado y dos derechazos más, aunque en el último el toro doblo, ya que la poca fuerza fue la tónica general de los astados de Parladé. Aunque no fue este el peor, ya que, aunque manseó en los primeros tercios, sacó un buen fondo que supo exprimir Talavante en una faena intensa y maciza, firme, ceñido y con gusto el torero y sin empeñarse en alargarse hasta los 10 minutos, que el toreo no va ni al peso ni por minutos.

Tras la serie inicial, cuatro más se le contabilizaron al diestro, dos con la derecha y dos con la izquierda. Pero qué series, ajustado y firme con la derecha, más templado en la segunda, en redondo, y con la izquierda se sucedieron los templados naturales y pases de pecho hondos, con las zapatillas clavadas, sin moverlas ni un milímetro. Toreo intenso en faena escasa a la que sólo faltaba ponerle la rubrica de una estocada, pero llegó lo más descafeinado del diestro, con un bajonazo que hizo rodar al toro. El público pidió las dos orejas, pero el usía, sólo concedió una, muy firme toda la tarde en el palco, porque tampoco otorgò un trofeo a El Juli tras una petición minoritaria en el primero, ni la segunda a Perera en el quinto, porque al igual que Talavante, dejó una estocada defectuosa.

Alejandro Talavante tuvo en segundo lugar al noble, pero sin entrega astado de Parladé, con el que destacó en banderillas Juan José Trujillo, quien se desmonteró. El diestro, quizás por el afán de conseguir la oreja que le abría la puerta grande, alargó la faena en exceso, lo que, lejos de ayudar, hizo que perdiese tono y que se le complicase la ejecución de la suerte suprema, con un toro junto a tablas. Hasta ese momento, se vio a un Talavante muy templado, ligando las series a media altura, porque al bajar la mano el toro clavaba una y otra vez los pitones en la arena. Esta vez, menos intensa la faena, pero más certera la espada y consiguió una oreja, que sumada a la del primer toro, le valió para abrir la puerta grande.

RESUMEN
Toros de Parladè correctos de presentaciòn y desiguales de juego.

El Juli, fuerte ovación tras petición mayoritaria y ovación.
Miguel Ángel Perera, ovación y oreja con mayoritaria petición de la segunda.
Alejandro Talavante, oreja con petición de la segunda y oreja.

Categoria: