Santa Coloma sigue vivo y entusiasma en Bayona. Herido Roman

Por tener un patrimonio genètico tan vital en nuestro campo bravo en Colombia que no podemos darnos el lujo de perder fue gratificante asistir al cierre de la feria de Bayona al juego de los toros de "La Quinta" que tienen origen en Santa Coloma , vìa Joaquin Buendia que es lo que trajo don Francisco Garcìa allà por los años treinta del siglo pasado a las tierras de Mosquera, Cundinamarca y que el viejo de Puebla del Rìo fundò como Vista Hermosa.

Corrida con casi cinco años, armada de pitones , bien hecha, algunos cornalones y muy en el comportamiento del "Santa ". Que lo diga el joven Roman que al trastabillear capote en mano recibiò una paliza de ordago del sexto que " hizo honor" a la fiereza y saña de la que son capaces de " coger presa " y cuando estaba el valenciano desprotegido. Valor a raudales de este chico de las nuevas promociones de toreros que por entrega que no quede. Fortìsima la cornada en la pierna derecha; la media rosa estaba manchada de sangre. Era evidente que no estaba en condiciones de seguir en el ruedo

PARTE MÉDICO DE LA CORNADA A ROMAN

Cornada de 3 trayectorias con orificio de entrada en el gemelo. Primera, en dirección al pie de 35 cm, segunda trayectoria lateral de 10 cm y otra ascendente de 15 cm. Grandes destrozos musculares. No afecta a ningún vaso principal. Pronóstico grave.

El Santa Coloma es un toro que requiere mucho temple,oponer suavidad a la violencia, nada de tirones y ojala por abajo con los engaños. Ver estos toros con trapio, con edad, con su " pìcaro" juego es toda una enseñanza. Con los de la Quinta no habìa espacio para las vitolinas, las arrucinas,las pedresinas, los molinetes y las chicuelinas ( que recortan mucho y eso es pecaminoso en el quehacer de este encaste singular ).

Estuvo sembrado Daniel Luque que es un torero al que vimos superior en Bogotà con una corrida de Juan Bernardo Caicedo y con El Cid en el cartel. Hoy en Bayona toreò preciosamente con el capote : mano baja, suavidad, despaciosidad y echando las telas al hocico.El pitòn derecho fue formidable y el de Gerena lo aprovechò a mares dándole espacio y tiempo. Lo llevaba largo y el toro obedecìa una barbaridad. Matò como mandan los cànones y salieron tras el reclamo general dos pañuelos al unisono para el mayor premio de la tarde. Su segundo, que hizo quinto , armado de pitones, humillaba màs que poco pero eso sì fue tres veces al caballo ( toda una novedad en estos tiempos del mono puyazo ). Faena en la que buscò pacientemente el fondo del toro y lo logrò pero al meter la espada todo se derrumbò.

Abriò el cartel Juan Bautista torero que està haciendo desde el año pasado una campaña de 10 en tierras galas. Toro ese primero sosote, sin humillar, se fue aplomando con esa carga de nobleza que no podìa con ella pues en un par de ocasiones se " fue de manos " al suelo. Su segundo se defendìa mucho pero el de Arles logrò tandas cortas especialmente por el izquierdo que tuvieron mucho timbre.Mata recibiendo pero la punta de la espada sale por un costado afeando la suerte suprema.

Romàn apenas pudo dar unos lances al ùltimo pues fue cogido de manera impresionante.Fue cogido por el sexto cuando trataba de sacarlo del caballo. El valenciano sufrió un volteretón tremendo, estuvo largo tiempo en el suelo, incluso fue lanzado como un pelele por los aires antes de que llegaran los subalternos. Quería seguir pero la aficiòn se lo impidiò pidiéndole que se fuera a la enfermería . Era evidente que no estaba en condiciones de afrontar seriamente la lidia estaba muy maltrecho y fue llevado a la enfermería, con una cornada en la parte superior del gemelo derecho, a la altura del hueco poplíteo.

Juan Bautista lidiò el toro. Estuvo correcto. Se reclamò la oreja pero el palco no la concediò. Por cierto estuvo atento como director de lidia en ese instante de angustia y su capote llegò oportuno para auxiliar al compañero herido. Roman ya estaba vencido.

En su primero , que hizo tercero, el toro fue tres veces al caballo. Tirò muy bien del astado dejàndole la muleta en la cara para hilvanar la faena. Toque y voz, a veces exagerando. Como un minero trabajò con brìos. Pincha arriba, una entera, aviso y el toro se echa...

El Santa Coloma sigue en pie de lucha y todo lo que se le haga y si es bien hecho, mucho mejor. Ver lo de La Quinta fue una experiencia sensorial inigualable. Ya se sabe que los toros de Santa Coboma gozaron de un cartel extraordinario hasta finales de los años veinte y la ganadería se convirtió en un vivero de bravura, siendo una de las mas influyentes en la constitución de la cabaña brava española y americana.

Categoria: