Salamanca se rinde al talento y a la verdad de Roca Rey

Roca Rey es un taumaturgo , un mago, un alquimista como esas figuras de " Cien Años de Soledad" en las que desde las primeras páginas del relato el autor alude a "los sabios alquimistas de Macedonia" y a la alquimia y sus mitos. A través de ella, por ejemplo, Melquíades recobra la juventud.Hoy en Salamanca hemos convivido por unos instantes con lo màgico y misterioso que tiene el toreo y que este limeño ha sido capaz de emocionar a una plaza en la que no cabìa un alfiler. Literalmente.

Flanqueado por dos figurones, Ponce y El Juli, el suramericano saliò en volandas en medio de una atronadora ovaciòn mientras una bandada de palomas surcaba el cielo ya parduzco sobre las 8 y 30 de la noche en un dìa de verano esplendido por el toreo y la climatologia.

No se si le daràn el trofeo oficial pues compite con Ferrera que indultò sin consenso a un toro y Juan del Alamo por sus dos vibrantes faenas, pero si se lo otorgan merecido lo tiene el peruano.

Es verdad que le tocò el mejor lote pero èl lo aprovechò y todo lo que hizo tuvo sustancia, emotividad, muletazos largos, ligados, y como ese mago imaginario al que he hecho referencia interpretò unas arrucinas de vèrtigo moviendo de derecha a izquierda la muleta detràs de su cuerpo sin saber por donde iba a pasar el toro que le rozaba su cuerpo y con ese "uhhhhhhhhh" largo y sonoro de la plaza. Cuando fue menester toreò por bajo, arrastrando la flamula, muletazos largos , templados, sentidos, llevando al toro con la perfecciòn del temple y la colocaciòn como pilares de su toreo.Es decir, es capaz de dar las chicuelinas, las tafalleras, las medias verònicas pero, amigo mio, cuando se trata de construir desde el clasicismo la faena no duda en hacerlo y lo ejecuta de manera extraordinaria. Con Roca lo cotidiano se transforma en maravilla y conviven armonicamente. Tiene el don del carisma sumado al valor, a la imprevisibilidad de sus movimientos. Convocò a sus files que salieron encantados de ver a este joven que encarna los valores de lo mestizo en el toreo ese que nace con Ponciano y se prolonga con Rincòn pasando por Armilita y Cèsar Giròn, que une a los Andes americanos con el mediterraneo donde se inventaron este ritual de la tauromaquia que èl , Roca, engrandece y lo vuelve esplendente., A su primer toro le dieron la vuelta al ruedo porque fue bravo, noble, fijo, pronto, se querìa comer los engaños y nunca mejor expresado y el torero-mago supo aquilatar esas virtudes. Su segundo, otro buen toro aunque no en la misma proporciòn de boyantia del tercero. Cortò 4 orejas.

El maestro Ponce con el primero aplicò la medicina del temple y esa enorme capacidad que tiene ejerciendo de enfermero sin titulo acadèmico en este campo para impedir que los toros sin fuerza terminen por los suelos. Su segundo esperaba mucho, escarbaba de manera persistente, vinieron las poncinas pero todo se malogrò con la espada.Por cierto, en el primero se enfadò con un sector de sol porque le increparon " el pico " , parò la faena, los mirò y se encogiò de hombros como diciendo: que quieren que haga con este toro.

El Juli, es portento de tècnica, exhibiò sus mejores galas haciendo que su primero falto de fuerzas se derrumbara como un castillo de naipes.Le pidieorn que saliera a saludar desde el tercio pero el torero evitò abandonar el callejon mientras la ovaciòn fue prolongada. Con su segundo, un toro sin emociòn no calò en los aficionados mas alla de lo correcto que estuvo el madrileño. En lo que sì fallò fue con la espada pues graduò de sargento mayor al toro , La punta saliò por el costado derecho, y todo se afeò. Otro dìa serà.

Mis compañeros de viaje a esta señorial Salamanca, tierra de sabidurìa, Bonilla, Castillo y Borda comentaban mientras recorrìamos la plaza mayor, uno de los deleites de esta ciudad del Tormes que lamentablemente en Colombia ( hablamos de aficionados ) todavìa no creen en la grandeza de Roca Rey , le miran con escepticismo por lo que hace , el como y el donde. Hubieran estado en La Glorieta quizas hubiesen tenido otra mirada, màs comprensiva, mas razonada...

RESUMEN

Plaza de Salamanca, llena " hasta los bordes ".

Toros de Garcigrande y Domingo Hernandez, desiguales de presentaciòn con un toro de vuelta al ruedo, el tercero, primero de Roca Rey

Enrique Ponce, oreja y ovacion tras dos avisos

El Juli, ovacion en ambos

Roca Rey, dos orejas y dos orejas y salida en hombros.

Categoria: