Protestas de los antis consiguen suspender acto acadèmico taurino en la Universidad de Salamanca

Hace 81 años se produjo el incidente entre el general Millan Astray el filosofo bilbaino , Don Miguel de Unamuno en el paraninfo de la Universidad de Salamanca ....

Hace unas horas, la ilustre casa del saber con una rica historia cancelò un acto acadèmico. Era la presentación de la Cátedra de Estudios Interdisciplinares de la Tauromaquia. Figúrense ustedes estos datos : Es la universidad más antigua de España y del mundo hispánico y la tercera más antigua de Europa...

El rectorado de la Universidad de Salamanca ha cancelado (usando la palabra ‘aplazamiento’) el acto inaugural de la presentación de la Cátedra de estudios interdisciplinares en Tauromaquia de Castilla y León en el Aula Unamuno del edificio histórico de la Universidad de Salamanca.

El acto académico que buscaba darle inicio a una càtedra para entender nuestro ceremonial ,estaba programado para las 19:00 horas ( 12 del medio dia de Colombia ) del lunes 25 de septiembre. A la misma hora, estaba convocada una manifestación del colectivo antitaurino en las puertas del edificio universitario. Por esa razón, y para evitar poner en peligro la seguridad de los asistentes, según han informado, se ha decidido suspender el evento.

APELAR A LA HISTORIA

Hace 81 años, al general Millàn Astray, fundador de la Legiòn y hombre de confianza de Franco le habían molestado mucho las palabras de Unamuno defendiendo su condición de bilbaíno que enseñaba castellano a quienes no lo sabían, o la mención al obispo Pla, “catalán, quiéralo o no”, para decir que también tanto Cataluña como el País Vasco podrían acusar al resto de anti-España. Pero lo que más desató los nervios del militar africanista fue la mención a Rizal, el tagalo que defendió la independencia de Filipinas, donde el general había combatido con 17 años. “Hoy no celebramos una fiesta étnica sino el día de la lengua, eso sí es imperio, el de la lengua española, hablada por Rizal, tan español como sus verdugos, vencido, sí; convertido, acaso; pero convencido no”, dijo Unamuno.

Hubo abucheos, los consabidos gritos y cánticos patrioteros. Dos fotos ilustran la salida del paraninfo de la comitiva. Hay falangistas brazo en alto, pero no se aprecia un acoso especial al rector. En una de ellas se ve a Millán-Astray despedirse del obispo y Unamuno se halla junto al prelado. Su fama internacional quizá llevó a los falangistas a protegerle de cualquier altercado.

LAS DOS GRANDES FRASES QUE ARROJA PARA LA HISTORIA EL INCIDENTE

No tenía pensado hablar, ni un papel había llevado, pero las intervenciones del catedrático Francisco Maldonado de Guevara y del poeta José María Pemán debieron terminar exaltando su ánimo. De modo que Unamuno sacó del bolsillo una carta que le había enviado Enriqueta Carbonell pidiéndole que se interesara por la suerte que corría su marido, Atilano Coco, amigo del escritor, encarcelado por los franquistas en Salamanca. Y en aquel sobre garabateó algunas palabras que fueron la génesis de aquellas dos frases: el “venceréis, pero no convenceréis” del pensador y el “¡Viva la muerte! ¡Muera la inteligencia!” del tuerto y manco general fundador de la Legión.

Estaba fresca la muerte de Lorca y Franco no podía permitirse más vesanias con los intelectuales. El viejo rector se marchó en un coche a su casa. Lo peor, en realidad, estaba por venir. Aquella misma tarde fue abucheado en el casino al que solía acudir y se refugió en su domicilio, de donde prácticamente no volvió a salir hasta su muerte. Al día siguiente se le revocó el cargo de concejal y el 14 se le despojó del birrete de rector. Los mismos catedráticos que habían pedido para él el Nobel firmaron su destitución.

Otra vez los cànticos de los intolerantes y la inexcusable actitud de la Universidad de " aplazar " el acto acadèmico taurino....Pudieron màs esta noche en horario español los gritos descompuestos de los anti taurinos que la razonada controversia intelectual...

Categoria: