Pesar en el mundo del toro por deceso del maestro Silveti.

Hace un par de días fue dado de alta el maestro mexicano Juan Silveti pero el enfisema pulmonar se agravó y murió en su rancho de Salamanca..

Murió rodeado de los suyos..

Vivió como quiso y tenía ese humor a flor de piel del pueblo mexicano que le ha ayudado a sus gentes a salir de las etapas difíciles de la vida. Un día le preguntaron al maestro: Cómo va a celebrar el día del padre ? Y respondió con una risotada : !!!!!! A toda madre!!!!!!.

LAS DINASTIAS ....LOS SILVETI.....

Uno de los casos más extraordinarios en donde padre, hijo, nietos y bisnietos han continuado con la tradición de ser toreros es la de la familia Silveti. Una tradición que data desde el año 1893 con el tronco de esta distinguida dinastía, Don Juan Silveti Mañon “El Tigre de Gianajuato”. Nació el 8 de marzo de 1893 y falleció el 11 de septiembre de 1956 en la Ciudad de México. Su hijo, Don Juan Silveti Reinoso “El Tigrillo”, nacido el 5 de octubre de 1929 y ahora de 88 años, falleció en su hacienda, siguió los pasos de su progenitor con destacado éxito, dando lustre a esta segunda generación. Los hijos de éste, David y Alejandro Silveti Barry, tercera generación, de igual forma prosiguieron las huellas de “Los Tigres”; “El Rey David” nació el 3 de octubre de 1955 en Salamanca, Guanajuato y falleció el 12 de noviembre de 2003. Mientras que Alejandro nació el 27 de diciembre de 1956; los dos fueron destacados y toreros figuras que puntuaron una época de gran resplandor en la fiesta de los toros mundial. Alejandro es ahora apoderado de la cuarta generación de los Silveti, ya que el hijo de David dio continuidad a la tradición taurina: Diego Silveti del Bosque, quien nació en Irapuato, Guanajuato, el 24 de septiembre de 1985 y quien es un connotado matador de toros de gran proyección en México y Europa.

Esta es una gran historia, como pocas, en las que los hijos han seguido el pasos del padre, mejorando incluso las formas y estilos que a su vez incrementa el brillo de su dinastía. Los Silveti, Alejandro y Diego, tienen la fortuna de contar con Don Juan, un eslabón que une un pasado maravilloso del toreo romántico, la visión de lo antiguo que ha mantenido y esparcido en hijos y nietos el secreto mejor guardado de la magia que ha engrandecido a esta notable dinastía. DE REOJO AL PASADO

Como en la mayoría de los casos en el tema de toros, los padres torero inconscientemente siempre tratan de evitar que los hijos entren en terrenos donde sabido está la vida se pone en peligro. Pero además por que la dureza de ser torero supera a toda profesión en esta vida, existen noches de donde las estrellas no existen y días en que solo hay nubarrones. Sin embargo, ver encumbrado a un hijo en la misma profesión que el padre, es la máxima condecoración de orgullo.

Allá, en su rancho de Salamanca, Don Juan Silveti disfrutó de la quietud y de la Fiesta Brava en compañía de su inseparable Doreen Barry, esposa del diestro. Don Juan , en medio de los achaques estuvo lleno de vida y de muchos recuerdos. Su mente , envidiable, sus memorias permanecieron coloridas.

Vívidas como si ayer hubieran sucedido. Y por supuesto está al tanto del acontecer taurino, en México y España, pues hasta último momento no perdió detalle de las ferias más importantes del mundillo taurino.

RETAZOS DE VIDA DEL GENIAL TORERO FALLECIDO A LOS 88 AÑOS

“Realmente ellos –David y Alejandro- me sorprendieron. Yo no quería que se dedicaran al toreo”, nos dijo hace un par de semana con firmeza Don Juan, cuando le preguntamos sobre si él impulsó a sus hijos para seguir sus pasos.

“Lo que si recuerdo muy bien es que los dos tuvieron muchas cualidades de muy niños; en realidad es que siempre tuve mucho miedo al verlos torear. Hoy te puedo decir que estoy muy satisfecho de lo que ambos hicieron”, añadía con no cierta picardía pero con sumo orgullo “El Tigre”.

-¿En aquel tiempo que le dijo su padre sobre su intención de ser torero?

“A mi papá le dio mucho gusto. Era una persona de una gran personalidad, me gustaba mucho hablar de toros con él, pues sabía mucho. Primeramente no quería que yo me dedicara al toro, no me impulsó como se hubiera pensado”, recuerda claramente Don Juan.

-¿Qué hizo usted?

“Por el momento no había mucho que hacer. Terminé la preparatoria, pero al estar cursando la carrera de arquitectura todo cambió. Una ocasión con un grupo de amigos nos fuimos a la ganadería de Piedras Negras y fue con ellos con quienes prácticamente me apoyé para seguir en los toros”.

Don Juan continuó en la brega y el 10 de diciembre de 1944 hizo su debut con picadores en Aguascalientes. Visto como un torero de corte clásico, del más puro, llegó a la Plaza México el 2 de julio de 1949 y fue en esta misma plaza donde tomó su alternativa a los 20 años de edad, el 15 de enero de 1950 con el toro Colegial, de La Laguna, llevando de padrino a Fermín Rivera y testigo a Manolo Do Santos.

“Cuando me fui a España me decían que allá los toros pesaban mucho, lo cual comprobé más tarde”, señala Don Juan, quien confirmó su doctorado en Las Ventas el 17 de junio de 1951, ante ganado de Manuel Sánchez Cobaleda, lidiando al toro Pavito que hizo el de la ceremonia; su padrino fue Antonio Bienvenida y testigo Manolo Dos Santos.

A partir de esta fecha “El Tigre” se colocó como uno de los toreros mexicanos con más triunfos en el coso venteño, siendo fiel a su pureza y honradez, ya que jamás se fue por el toreo sencillo, sino por el que toca las fibras más íntimas del aficionado. Y así lo hizo hasta el 1 de septiembre de 1968, fecha de su retiro.

“¿Mis hijo? Estoy muy orgulloso de ellos, de que hayan sido toreros. Y ahora mi nieto Diego está haciendo cosas muy grandes. Puedo decir con orgullo que los cinco pisamos Las Ventas y creo, sin duda, que lo hecho por David en las últimas temporadas fue verdaderamente Monumental”, destacó Silveti Reynoso, poseedor de dos rabos obtenidos en la Plaza México, el 51 y 52 de la historia en este coso: el primero cortado a Holgazán de La Laguna el 10 de abril de 1960 y el segundo proveniente del astado Esclavino, propiedad de La Punta, obtenido un mes después, el 8 de mayo.

Don Juan aprovechó la ocasión para enviar saludos a la afición taurina: “Por todo lo que han dado a la dinastía Silveti. Muchas gracias en verdad”.

-Por último, Don Juan, ¿cómo se la piensa pasar este día del padre?

“¡A toda madre!”.

DINASTÍA SILVETI

Primera Generación

Juan Silveti Mañon “El Tigre de Gianajuato”: Nació el 8 de marzo de 1893; falleció el 11 de septiembre de 1956. Segunda Generación

Juan Silveti Reinoso “El Tigrillo”: nacido el 5 de octubre de 1929; actualmente cuenta 88 años Tercera generación

David Silveti Barry “El Rey David”: nació el 3 de octubre de 1955 en Salamanca, Guanajuato; falleció el 12 de noviembre de 2003.

Alejandro Silveti Barry: nació el 27 de diciembre de 1956; actualmente cuenta 61 años. Cuarta Generación

Diego Silveti del Bosque: nació en Irapuato, Guanajuato, el 24 de septiembre de 1985. Actual matador de la familia en activo; actualmente cuenta 32 años.

MENSAJES DE CONDOLENCIA POR LA MUERTE DEL MAESTRO SILVETI...

RT @Firma_Arjona: Adiós mi "Tigre"... te voy a echar mucho de menos. Pero ya estás en el Cielo junto a David. D.E.P. Don Juan Silveti http… 42 minutes ago Por CrisOrtiz2012..

DEP Maestro, muchos momentos entrañables a su lado en una temporada 2001 que nunca olvidaré. Juan Silveti, gran tor… https://t.co/m8KimYfCm8 22 minutes ago Por RiveroEmilio.

RT @TTPorvenir: Lamentamos la muerte del torero Juan Silveti, y damos el pésame a @DiegoSilveti y familiares por la sentida pérdida. #DEP h… 53 minutes ago Por jperezalarcon.

RT @jemcito: El día de ayer se ha ido un grande del toreo, Don Juan Silveti Reynoso. QEPD. Mi más sentido pésame a toda su familia. @DiegoS… 24 minutes ago Por vcollantesm

.

Categoria: