Palmas , aplausos y poca espada en Arles

Un poco màs de un tercio de plaza en Arles para admirar una corrida de Baltasar Ibàn cuyos seis toros fueron aplaudidos en el arrastre tras una hermosa batalla en varas pues llegaron de largo al caballo y no rehuyeron el encuentro con los caballos. En Francia se le da el lugar de privilegio a la suerte de varas que otras plazas abandonaron. Otra cosa el juego que fue variado y dispar.

A Emilio de Justo le rondaron los fantasmas de sus inicios con la espada que lo llevaron a transitar por el desierto, especialmente en el primero tras una bella faena rotunda, maciza, sin concesiones a " las inas" , a lo vulgar. Todo dentro de las normas clàsicas...Pero, !!ay!! la suerte suprema. Se eternizò, dos avisos, venìa lo peor y tras acertar , si se me permite el vocablo, con el ùltimo descabello, salvò los muebles. Fue tan importante la faena que pese a ese manchòn la gente lo premiò con una ovaciòn de gala. Su segundo fue una labor premiosa, ardua que nunca tuvo eco en el tendido y la banda ni sed tomò el trabajo de usar los instrumentos.Saludo desde el tercio.

El salmantino Juan del Alamo que hace dos años " escribiò" una faena de ensueño en su tierra, hoy estuvo espeso, sin ideas, sin resolver adecuadamente los problemas del toro que debe atenderlos eficazmente el torero. Con sus dos estuvo cumplidor. La espada le impidió pasear premio

Juan Leal, oriundo de Parìs y formado en España que sufriò una grave cornada el 26 de agosto en Bilbao por un Miura, estuvo animoso, por momentos levantò el entusiasmo y no se notaron las consecuencias del percance. Todo todo se diluyò entre enganchones y desarmes. Eso sì buscò el triunfo pero sin eco. Poco fondo el segundo y se apagó pronto en la muleta del salmantino que lo intentó pero era como buscar agua en pozo seco. Deja una buena tarjeta de presentaciòn.

RESUMEN

Emilio de Justo, palmas y ovación con saludos;
Juan del Álamo, silencio en ambos;
Juan Leal, ovación con saludos y silencio.

Entrada: Un tercio de plaza.

Saludaron en banderillas Juan Sierra y Juan Manuel Pérez Valcarce en el cuarto.

El premio al mejor picador fue para Juan Francisco Peña, de la cuadrilla de Juan del Álamo por su labor en el quinto..

Categoria: