Muchos silencios y una oreja en La Mexico

RESUMEN DE LA CORRIDA EN LA MEXICO

Pablo Hermoso de Mendoza: ovación y ovación.

Cayetano (tabaco y oro): silencio y silencio.

Arturo Saldívar (azul noche y plata): oreja tras aviso y silencio tras aviso.

Leo Valadez, que confirmaba alternativa (blanco y plata): silencio y silencio.

Arturo Saldívar que viene a Colombia el 17 de diciembre a UNE en un mano a mano con Luis Bolivar , salió dispuesto a triunfar este domingo en La Mexico con una actitud encomiable y en la que se entregó de principio a fin desde que salió el primero de su lote. Encastado resultó este cuarto de la tarde, con movilidad y emotividad en su embestida. Más violento y descompuesto al principio, pero se atemperó después y acabó colocando la cara muy bien, con humillación. Aprovechó tales virtudes Saldívar, muy firme y convencido en todo momento, que sobre todo al natural alcanzó cotas muy altas.

Segùn lo relatado por El Mundo su quehacer llegó mucho al público en una labor emotiva y sincera. Mató de una estocada y dos descabellos. Oreja de ley. Menos suerte tuvo con su segundo, descastado, sin fijeza ni entrega, y que embistió siempre con la cara alta. Abrevió Saldívar.Pablo Hermoso de Mendoza estuvo muy por encima del primer toro de la tarde, un astado de Bernaldo de Quirós que salió con brío pero que se desinfló de inmediato. Dejó solo un rejón de castigo con Alquimista, con el que paró muy templado y reunido. Con Berlín redondeó momentos notables en el toreo a dos pistas, provocando en la corta distancia la arrancada de un toro muy parado. Los remates por los adentros resultaron muy ovacionados. Gustó el carrusel de cortas al final de la faena pero se le atascó el rejón de muerte y se esfumó el premio.

Faena templada y llena de maestría la de Hermoso de Mendoza al quinto de la tarde, que no tuvo recompensa por culpa del rejón de muerte. Dejó un rejón de castigo con Barrabás, antes de alcanzar buenos momentos con Disparate a dos pistas, clavando en el estribo. Con Donatelli buscó la espectacularidad y llegar a un público algo frío con el navarro. Cayetano tuvo que luchar contra el fuerte viento y las escasas condiciones del primero de su lote. Manseó en los primeros tercios el toro, que en la muleta tuvo una embestida apagada y anodina, sin raza ni transmisión. Se justificó Cayetano.El quinto fue también un toro deslucido que no le dio opción a lucirse a Cayetano en su regreso a la México. Salió dispuesto, con un inicio de faena de muleta de hinojos, pero se estrelló con un animal descastado, sin humillación ni entrega con el que apenas pudo hilvanar una tanda completa. Deslucido el lote de Cayetano, sin opciones.Leo Valadez le plantó cara al toro de su confirmación, un manso de libro que acabó embistiendo con transmisión en el tercio. Abanto en los primeros tercios y en el inicio con la muleta, se aquerenció cerca de tablas y allí, donde se sintió a gusto el toro, acabó embistiendo con raza y punto de genio y brusquedad. Aguantó firme Valadez la descompuesta embestida y acabó dejando naturales muy jaleados y de buena factura aprovechando las querencias. La espada le privó de un posible trofeo.Por encima del último de la tarde estuvo Leo Valadez, que pisó con firmeza y determinación para dejar una actuación seria ante un toro que embistió sin clase y descompuesto. Destacó anteriormente en un quite por zapopinas. Mató de una estocada fulminante.

Categoria: