Los de Adolfo Martin dan la espalda a la casta en Las Ventas

Hemos atravesado el desierto con los Adolfos en tarde fresca en Las Ventas, casi lleno y muchas ilusiones rotas por la decepciòn del encierro.

Uno se acuerda de don Josè Asunciòn Silva en ese bello nocturno tan melancólico como la tarde en la plaza madrileña pero tan real. Como la vida misma:

""" Y eran una
y eran una
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga! """

La corrida de Adolfo Martìn, vacìa, hueca de casta contribuye a esa melancolìa.

En un gesto de intenciones, Talavante se va a portagayola con el primero de Adolfo Martin ( corrida seria pero escasa de casta buena, de bravura, varios que blandearon, se devolviò al quinto, avisos, ni una sola vuelta al ruedo , ni una ovaciòn a la terna tras la lidia pues las palmas se batieron en agradecimiento al Tala que se fue a toriles ceremonioso, se arrodillò, extendiò el capote, esperò al toro y saliò el lance con el estallido del !!!ufff! que precediò al respetuoso silencio. Poco màs pues el toro que jamàs humillò, medìa, reservòn y mansòn. !!ay , la espada!!. El banderillero Juan Josè Trujillo es cogido espectacularmente .El toro lo levanta como un saco de papas, cae, el toro lo busca pero al final el torero de plata apenas sale de la cara del toro cojeando. Se ha salvado. Renquea toda la tarde.

El cuarto se va quedando corto, ha apretado y se ha colado. Desierto, vacìo. Otra vez la espada......

Alvaro Lorenzo . Torea con gusto a la verònica, deja media y en con la muleta unos naturales, muy pocos, por cierto. La distancia es las cercanìas para el toro. Marra con los aceros. !!què tarde con la espada!!!.

El quinto de lidia ordinaria lo devuelven por visible cojera. Sale el sobrero del conde de Mayalde que blandea como el flan ( ya saben ) ,la faena jamàs despega y el chico que, insisto, tiene buenas formas que habrà que ver con otros encastes, se pasa con la espada ( ya lo dijimos, ay , la espada ).

El mejor colocado , a priori, para este tipo de corridas es el mexicano Luis David Adame que conoce muy bien el Saltillo que se afincò hace cientos de años en esa naciòn. Pero la tarde no daba màs de si. El toro , escaso de fuerzas tiene cierta templanza. La faena se prolonga innecesariamente, hay cierta impaciencia en la plaza y el chico con la espada ( ay, la espada ) hace guardia y todo se derrumba. Poco que esperar. El sexto, lances de mèrito que cierrra con una serpentina , pierde el capote y sale como alma que se lleva el diablo. Intenta cruzarse, hay desespero en la plaza y la gente solo quiere irse educadamente hasta que termine el de Aguascalientes. Y terminò sin que nada pasara destacable mas allà del pundonor del joven mexicano.

Y como no podìa ser de otra manera, pitos a los tres toreros al abandonar su invernal otoño venteño

""" Y eran una
y eran una
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga! """

RESUMEN

Toros de Adolfo Martín y uno de Conde de Mayalde (5ºbis para Alvaro Lorenzo), Sin opciones el encierro.

. El sobrero de Conde de Mayalde,manejabe pero sin armonìa en la embestida.

Alejandro Talavante, silencio y pitos;
Álvaro Lorenzo, silencio tras aviso y silencio;
Luis David, silencio y pitos tras aviso.
Entrada: Lleno.

Categoria: