Los blandos Juanpedros, el invàlido y Roca en estado de gracia

La mejor entrada de lo que llevamos de este "Mateo 2018 " ,casi lleno " en una tarde en la que la desigual corrida de Juan Pedro y Parladè minusvalorò la entrega de los toreros pues la falta de fuerza y la carencia de emociòn lastrò el festejo.

Enrique Ponce, Manzanares y Roca salieron de la plaza cada uno con su oreja pero la carencia de transmisiòn de los astados lastrò una corrida que prometìa. El colmo sucediò en el sexto, pues "Ponche" era un invàlido y con mas caídas que las del viacrucis pero el palco " erre que erre" se empeñò en mantenerlo " en pie" y no lo cambiò. La educada protesta se generalizò pero el presidente " ni caso" y el joven Roca,decoroso, lo pasaportò con toreria.

Enrique Ponce es hoy por hoy el decano de los toreros, de la elegancia, del conocimiento, de la inmensa capacidad para evitar que cuando salga un flan como ese primero, se caiga. El aplica fòrmulas que dan la experiencia y no por sabidas menos importantes :temple, llevar ese tipo de toros a media altura, suavidad en el trazo y no obligarlos.

Hubiera podido cortar la oreja del segundo pero la espada se la negò tras un labor con capa y muleta donde primò, otra vez, distancia, medir los toros en sus posibilidades y construir la faena de acuerdo a las circunstancias. Don Enrique es un compendio de saber , conocimiento y bien hacer.

Josè Maria Manzanares es en el escalafòn un torero de finas esencias. Su primero, otro flojito va rebrincadito a los engaños pero para eso esta la limpieza en la forma como se delinea cada muletazos. Cortò una oreja de ese primero y en el quinto ( huelga decir sin fuerza ) y sin emociòn, sin que el espectador perciba un mìnimo de de estremecimiento. Todo se desvanece pues el toro " canta la gallina" y nos movemos entre el aburrimiento y la desesperaciòn ( taurinamente hablando ).

Roca Rey llevò la gente esta tarde, hubo conexiòn desde que se abriò de capa, emocionò a la plaza desde esos quites por chicuelinas en los medios hasta las temerarias bernadinas. Un compendio y explosiòn de toreria de este torero suramericano que se codea con las figuras de " tu a tu ".Hubo un paseo por el pitòn derecho y el izquierdo, de mano baja, largos, sentidos y esos de pecho y los forzados. Y los cambios de mano. Maneja como pocos el cuerpo, los gestos, esas cercanìas, esas improvisaciones que desatan el !!!uy!! o el !!!ay!!! o expresiones como : por donde pasa ese toro, por Dios !!!!. Es el torero revelaciòn a los tres años de su alternativa en Nimes ; la gente lo espera, acude, le esperan a la entrada y a la salida del hotel y de la plaza, va sabiendo que verà algo distinto, de que el limeño no los va a defraudar. Y a fe que es asi. La oreja del primero y en el sexto, un toro inexistente, un desastre porque era imposible cualquier intento de faena por su notoria invalidez..

RESUMEN

Enrique Ponce, oreja con leve petición de la segunda y ovación tras aviso.
José María Manzanares, oreja y silencio tras aviso.
Roca Rey, oreja y silencio.

Casi lleno

Protestas y desaprobaciòn a la decisiòn del palco de no cambiar al sexto " toro ".

Categoria: