La espada priva a Gines de puerta grande en Logroño

Empecemos con el resumen de una tarde agridulce en Logroño con los Zalduendos.

Toros bien presentados y de juego dispar.

Destacó la nobleza de 1º y 4º, y superior el bravo y encastado 6º, al que se premiò con una larga ovaciòn en el arrastre.

Juan José Padilla, vuelta al ruedo tras petición y oreja. Fue homenajeado por la Casa Chopera con una escultura vanguardista como tributo a su carrera a la que pondrà fin pronto.

Antonio Ferrera, ovación y silencio tras aviso.

Gines Marin silencio y cerrada ovación.

Juan Josè Padilla se ha despedido de La Rioja con esa alegrìa jerezana, con el cariño del pùblico con su quehacer adosado de veteranìa y madurez. Le premiaron con la oreja del segundo tras fuerte peticiòn de la otra.

Està de despedida de las plazas de Europa y el 6 de octubre cierra su ciclo en Zaragoza. La ùltima corrida serà el 15 de diciembre en la monumental de Mexico. Es el torero del pueblo y uno de imagina a esos espadas del siglo 19 entregados al público, toreando para èl, a su manera , con sus medios y porque no decirlo , su maestría y su verdad . Que no gustarà a todos, pues sì pero en el toreo es como con lo colores, para gustos, justamente la diversidad de ellos.. El arte ligado al toreo y desde luego la tècnica aunque tambièn como en el teatro ( donde se muere de mentirijillas ) hay puesta en escena y eso lo sabe hacer Padilla a las mil maravillas : largas cambiadas, desplantes, tandas terminadas con los brazos abiertos de cara al espectador, pases mirando al tendido , rodilla en tierra y eso sì mucha variedad. Dio una vuelta al ruedo en su primero, no banderilleò al segundo , expuso y cortò la oreja, dio una aclamada vuelta al ruedo con ella y en la otra mano tres banderas piratas que le lanzaron desde las gradas, ese su signo de identidad.

Antonio Ferrera estuvo en ese estadio de torero eficaz, limpio, templado con el primero pero sin que la faena llegara a ese climax cuando hay un toro que transmite emociòn. Su segundo, invàlido, una sombra de toro, prolongò por querer pero el toro no podía " con su alma" ( se caìa como penitente en el viacrucis ) y todo se diluyò.Tiene mucho crèdito abierto pues es hoy por hoy un torero que da placer ver.

Gines Marìn topò con el tercero, noblote. Lo mejor el toreo de capa que lo mece, lo trata con suavidad y temple. Fallò con la espada.

Lo mejor ( y lo peor, vaya por delante el uso de la espada ) el toro, que fue ovacionado en el arrastre y un Gines en racha de bien hacer , de formas clásicas, de toreo profundo, asentadas las zapatillas. !!!!Què bonito!!! Pero tras esa faena entre vítores todo se va al traste por los aceros. Pero ha dejado series ligadas y macizas, en las que obligò mucho al toro bajándole la mano.

Categoria: