La esencia del toreo es imposible de cambiar.Si la cambias no sirve para nada : Agustin Diaz

Agustin Diaz Yanez es premio"Goya" del cine español,guionista, actor , novelista ( aquí reseñamos en su biografía y filmografía el palmarés que lleva ), identificado sin complejos con el mundo del toro, eleva su voz para que la esencia del toreo no se altere.. Su padre, el gran "Michelin" le inculcó esa savia torera. El cineasta habló con Patrimonio taurino de sus vivencias, de los cambios, de su padre, desde luego y de figuras que conoció de pequeño

Recuerdo a mi padre con mucho afecto, muy bien. El recuerdo que tengo es el de cualquier hijo con su padre, es algo difícil de contestar.

Agustín Díaz Yanes padre torero

¿Qué me diría de su padre como torero?
Lo vi. Se retiró cuando yo tenía catorce años. Iba a verle en plazas como Málaga, sobre todo. La realidad es que prestaba más atención a que no le pasara nada que al propio festejo. Eso sí, me decían que toreaba bien pero como te digo, a mí lo que me importaba era su salud.

Una infancia rodeada de toreros.
Sí, en Fernán González -Barrio de Ibiza- vivían toreros como Ordóñez, Girón, Sánchez… Había un bar “El Trébol” donde los toreros se reunían.

Una escuela de valores.
La realidad es que a mi padre lo veíamos poco porque toreaba mucho, los valores nos los dio mi madre. Cuando él se retira, mi hermano (16 años) y yo (14) estábamos educados. Una vez retirado, estuvimos más con él. Él dejó nuestra educación en manos de mi madre y, para él, lo que ella hiciera estaba bien.

¿Se toma mal el no poder ver a su padre por “culpa” del toreo?
No, se retiró muy joven y lo pudimos ver y estar con él.

Nace un gran aficionado.
Aparte de mi padre, mi abuelo materno era un gran aficionado. Había intentado ser torero en la época de Belmonte y Joselito. Mi tío abuelo era taurino y abonado en Zaragoza y me llevaba mucho a los toros. A San Isidro me llevaron mucho. Mi afición no tiene ningún mérito porque desde niño he tenido la afición en mi vida por mis dos familias.

¿Cómo ha visto el toreo cambiar estos años?
Bastante. Cuando estás metido en los toros no te das cuenta tanto. Ha evolucionado mucho el toro y la sociedad y público, de la mano. Desde la época de mi padre, se retiró con Camino, ha habido un gran cambio.

El toro es más grande, se mueve menos y la sociedad y público han cambiado. El trasfondo del toreo no ha cambiado tanto. Seguramente si ahora volvieran Viti y Camino no se pensaría que ha cambiado tanto como sí pasa en otras disciplinas como el fútbol.

Agustín Díaz Yanes entrevista

Un torero
No solo uno, muchísimos. Por hablarte de los no en activo He visto torear a Ordóñez, Camino, Viti, Paula, Gregorio, Curro Vázquez (que ha sido de los míos)… A Antoñete lo vi de jovencito y cuando volvió por tercera vez, fue muy amigo mío. Me quedo con todos estos toreros.

Me decía que la sociedad ha evolucionado mucho, ¿debe adaptarse el toreo a esa evolución?
No. El toreo tiene que evolucionar en las cosas más externas como la comodidad. Antes se picaba sin peto y ahora sí. Lo que es la biaesencia del toreo es imposible de camr. Es tan arcaico, extraño y maravilloso que si lo cambias no sirve para nada.

Me refiero a que no haya sol y sombra, que haya más comodidad. No se puede cambiar la esencia del toreo porque cambia todo. Esa esencia es lo que lo tiene en pie como hace 80 años.

El toreo, refugio de artistas.
En eso sí ha cambiado la sociedad. Los artistas buscaban a los toreros y no al revés. Picasso, Lorca, Alberti se acercaban, no había que llamarles. El toreo fascinaba a artistas españoles y extranjeros como Welles. Ahora es más difícil, la sociedad ha cambiado y al artista le da más miedo por no ser políticamente correcto. En esa época que te decía se acercaron. Literatura, pintura…

Agustín Díaz Yanes en la plaza de toros

Usted siempre ha enseñado su afición, ¿ Agustín Díaz Yanes , se ha sentido alguna vez rechazado por sus compañeros?
Nunca, si lo han tenido no me lo han dicho (risas) Saben quién soy yo y no me han dicho nada.

Hablemos del IVA.
Para todos debe bajar, también para el cine. Son disciplinas artísticas que deben tener condiciones fiscales más avanzadas. El Gobierno hizo una subida brutal que no ha hecho nadie en Europa y que ha machado artes. Es algo horrible que demuestra que se ha perdido más de lo que se suponía se iba a ganar subiéndolo.

Como gran director de cine, ¿el toreo debe venderse mejor?
No creo que el toreo deba venderse. Lo que sí creo es que debe publicitarse de acuerdo a los tiempos. No puede ser que vayas a una plaza y no haya un solo cartel que anuncie la corrida. Los que somos aficionados tenemos unos mecanismos adquiridos sobre cómo acceder en temas como venta de entradas u horarios que deben facilitarse más a los que se acercan de inicio. La publicidad es esencial, no cabe duda.

BIOGRAFIA Y FILMOGRAFIA DE AGUSTIN DIAZ YANEZ
Agustín Díaz Yanes es un novelista, escritor de guiones y director de cine madrileño. A lo largo de su trayectoria en la industria cinematográfica este guionista ha obtenido los más prestigiosos pre-mios, como el Goya.

El padre de Agustín Díaz Yanes fue torero. Él, sin embargo, decidió bien pronto que no seguiría los pasos de su progenitor y cursó la carrera de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, durante la década de los 70.

Tras esto se ganó la vida dando clases y traduciendo distinto tipo de textos del castellano al inglés; además de realizar críticas literarias. Fue durante esta época cuando Díaz Yanes empezó a interesarse por el mundo de la gran pantalla y decidió lanzarse a la escritura de algunos guiones que, años más tarde, terminarían convirtiéndose en películas reales.

‘Baton Rouge’ (1988), ‘A solas contigo’ (1990), ‘Demasiado corazón’ (1990) y ‘Belmonte’ (1994) fueron sus primeros trabajos como guionista profesional. El éxito y reputación lograda con ellos hicieron posible que Agustín Díaz Yanes desarrollara ‘Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto’, donde aportó el guión y la dirección.

Alumbrada en 1995, gracias a esta película obtuvo dos de los Goyas más disputados: el de mejor guion y el de mejor director. Era solo su primera película y ya había alcanzado lo más alto dentro de la industria cinematográfica española.

Antes de rodar su siguiente film, escribiría también el guion de ‘Madrid Sur’, un proyecto de ciencia ficción que, finalmente, se quedó en el camino por la falta de financiación para su producción.

Agustín Díaz Yanes tendría que esperar, por tanto, hasta 2001 para volver a estar presente en las salas de cine españolas; aunque volvería por la puerta grande. Penélope Cruz y Victoria Abril encabezaron el reparto de ‘Sin noticias de Dios’, una cinta de factura impecable que compitió en once categorías en los premios Goya.

Tras otros cinco años de “inactividad” cinematográfica, Díaz Yanes volvió a atacar a los espectadores españoles con ‘Alatriste’, basada en la serie de novelas escrita por Arturo Pérez-Reverte y pro-tagonizada por Viggo Mortensen. Los Goya, una vez más, cayeron rendidos a sus pies.

Como no podía ser de otro modo, ‘Solo quiero caminar’ (2008) llevó a este cineasta madrileño a volver a ser nominado al Goya a Mejor Director.

Al margen de su carrera en la industria del cine, en 2012 publicó su primer libro: ‘Simpatía por el diablo’; una obra policíaca que narra una aventura protagonizada por banqueros corruptos y ciuda-danos resistentes.

Categoria: