La casta de Roca, el toreo prìstino de Morante y el emotivo adiòs de Padilla de Sevilla

El AVE nos pone en dos horas desde Madrid en la luminosa Sevilla y, permitanme una glosa personal . Me alojo cerca del museo de Bellas Artes en una casa que tiene una inscripciòn que recuerda que el poeta Gustavo Adolfo Becquer viviò allì cuando su hermano Valeriano lo alojò. "Volverán las oscuras golondrinas...", así comienza una de las Rimas más conocidas de este poeta del Romanticismo tardìo del siglo XIX. . En sus poemas aborda temas como el sueño y la razón, la idea y la palabra, la mujer ideal y la mujer carnal o la aristocracia y el pueblo.

Solo en Sevilla, la tierra de Velasquez,de Juan de Vasquez Leal y Murillo es posible que le pasen a uno cosas tan maravillosas como respirar el aire que respirò el poeta entre esas paredes blancas y marròn.

"""Besa el aura que gime blandamente
las leves ondas que jugando riza;
el sol besa a la nube en occidente
y de púrpura y oro la matiza;.."

Bueno, vamos al tema que nos convoca. La primera de las dos corridas de San Miguel. Un fiasco el encierro de Hermanos Garcìa Jimenez procedencia “Jandilla” y Juan Pedro Domecq Solís.( cinco toros pitados en el arrastre) , blandos ( el cuarto de Roca perdiò los cascos y se inutilizò) , Morante dejò bellìsimos detalles que solo un torero con ese " quejìo" nos puede brindar, donde no hay nada zafio, nada vulgar ( el mentòn en el esternòn, el cuerpo acompañando ritmicamente la embestida del toro en las verònicas y en la media màs abelmontada que nunca, detràs de la cadera y en el segundo un homenaje a " Gallito" con ese capote a una mano que termina en el hombro como solo era posible a comienzos del siglo XX con Joselito, el de Gelves. Con la muleta hubo trazos de inspiraciòn , de contenida emociòn pero el toro no ayudaba por esa nula transmisiòn..

Padilla toreò su ùltima corrida en La Maestranza en el año de su, despedida de los ruedos, en pie lo ovacionaron al comenzar el festejo tras la lidia del cuarto toro al que le cortò una oreja.La banda del maestro Tejera le rindiò su tributo acompañando la faena del jerezano con un hermoso pasodoble que el torero agradeciò levantando la espada e inclinando la cabeza en señal de agradecimiento. La vuelta al ruedo fue apoteosica.

La falta de casta de la corrida lastrò el festejo pero los toreros fueron capaces de imponerse, de jugar sus bazas. Los toreros buscaron los adentros, los toros eran una sombra de tales , su nobleza no los salva, ni su calidad , huyeron en varas, sus finales fueron deplorables, tristes , mustios.La corrida prometía. Vana ilusiòn.

Si en el primero no hubo toro para Roca, el sexto bis saliò escopetado del caballo pero el limeño con inteligencia aprovechò las pocas virtudes de "Festin", lo metiò en la muleta dejàndosela en el hocico. Habìa comenzado de rodillas con muletazos por alto y terminò con un ramillete de escalofriantes bernadinas que la plaza ( no cabía un alfiler ) se puso en pie ante el arrojo y el valor. No sabe uno por donde pasa el toro, pues el torero mueve la muleta detràs de su cuerpo de derecha a izquierda y en esa fracciòn de segundo le cambia inopinadamente el viaje. !!!Ufffffff! exclaman los espectadores aliviados. Roca puso la casta que no tuvo el toro y eso es de agradecer pues la entrega es total, sin fisuras. El sobrero, manso nada mas salir al ruedo, tuvo movilidad pero carente de transmisión en la muleta,Lo màs claro en el toreo de Roca llegó por el pitón derecho ya que por el izquierdo punteaba sin remedio y echaba la cara arriba en lo que ahora se denomina " suelto de cara . La estocada en otro momento hubiera sido para ovación , pero la exposiciòn en las tremendas bernadinas finales volcaron la opiniòn de la presidenta , la plaza se vistiò de pañuelos y se le concediò el premio de la oreja.

Sevilla, la del cielo velazqueño, la de La Giralda, la de sus cantaores, tiene un color especial y la plaza con sus silencios y detalles,como dicen por estos lares " no se pue aguanta ". Esta mas hermosa ,si cabe.

RESUMEN

Lleno de No Hay entradas.

Seis toros de Hermanos. García Jiménez, descastados " sin alma".

Juan José Padilla, silencio y oreja.

Morante de la Puebla, silencio y ovación.

Roca Rey, silencio y oreja.

Categoria: