"La carpa" se traslada Amèrica y toca puerto en Acho

La plaza de Acho, màs antigua que la de Ronda , abre sus fastos el domingo, 28 octubre: Novillos de Checayani, de Rocio Torres, para el español David Bolsico, el mexicano Arturo Gilio y el peruano-español Álvaro Passalacqua. Concluye el 2 diciembre: Toros españoles de Sánchez Arjona para las figuras del toreo Enrique Ponce, Julián López ‘El Juli’ y Andrés Roca Rey. O sea, 5 corridas de toros y una novillada.

El queridìsimo Pacheco se referìa a las ferias como " el circo sin carpa". Una vez concluida la temporada española que està rematando faena , Amèrica abre en Mèxico, Latacunga, Ecuador y Acho.

Andrès Roca Rey en el año de su consagración europea torea solo una tarde en Lima en un cartel muy rematado y su paisano Joaquin Galdòs animarà este año una vez màs unos carteles muy bien confeccionados por Casa Toreros.

Serà la despedida del toreo en la parte sur del continente americano de Juan Josè Padilla, todo un referente taurino y humano en un cartel de banderilleros que serà todo un suceso. Y los limeños veràn a un torero siempre apetecible como Morante,quien torea en Acho la ùnica corrida en esta parte americana pues irà a Mexico y nada mas ; a Ponce, a Juli, a Manzanares, a Ferrera, al Fandi.

Como ya saben , "Haacho" es una palabra quechua que significa desde donde se ve el mar y según el historiador y conocedor de la tauromaquia peruana, don José Emilio Calmell, el nombre de Acho le fue atribuido al ruedo limeño debido a que este término significa "monte alto y escarpado en las inmediaciones de la costa, desde el cual se descubre bien el mar".

Cronológicamente es la tercera plaza de toros que se edificó en el mundo (la primera, que desde 1874 ya no existe, estuvo en Madrid y era un coso de cal y canto, ladrillo y madera que se levantó por orden del Rey Fernando VI, en 1749, en las eras próximas a la Puerta de Alcalá, la segunda es la de la Real Maestranza de la Caballería en Sevilla construida en 1761 y la tercera es el Coso de la Misericordia de Zaragoza inaugurado el 8 de Octubre de 1764).

Dice Pablo Gòmez de Barbieri que empieza octubre, emblemático en la devoción religiosa limeña. En menos de un ames empezará la septuagésima tercera Feria del Señor de los Milagros. De domingo en domingo, del 28 de octubre al 2 de diciembre, veremos una novillada y cinco corridas. Analicemos que podría depararnos la feria en Acho, venerable monumento vivo, que en enero cumplirá 253 años.

LOS TOROS

Sin toros que embistan y aporten emoción, componente indispensable en la tauromaquia, ni el público ni los aficionados se interesarán.

La buena presentación y el trapío del ganado es indispensable. ¿Qué es trapío, ese elusivo concepto? Un toro con trapío es aquel que tiene aspecto de hombre hecho y derecho; que no es un niño: un novillo; que con su sola presencia impone respeto. Ello implica volumen –de acuerdo a las hechuras de cada encaste− y cuernos intactos. ¡Intactos! Pero sobre todo, expresión seria, de adulto, en la cara del astado.

En el 2017 la empresa adquirió el ganado muy tarde y las corridas carecieron de trapío. Pero junto con aquellos importaron los de este año. Son conscientes del error que cometieron. Los toros han pasado un año en el Perú alimentándose, adquiriendo cuajo y desarrollándose. Dicen que no repetirán la misma equivocación en esta feria.

Las dos primeras corridas serán con toros de Aníbal Vásquez: La Viña y El Olivar, de encaste Parladé Domecq. Provienen de lo que quedó de La Viña tras la reforma agraria, con aportes de José Luis Cobo (Ecuador) y de Jerónimo Pimentel (Colombia), que importó de Juan Pedro Domecq; de lo último destacan los jaboneros de la línea de Ilusión y su hijo Gracioso, sementales notables.

La tercera, con lo de Daniel Ruiz que quedó del 2017 y de Sánchez Arjona (ambos, Parladé Domecq); del segundo hierro se importó el año pasado un lote variopinto de donde, esperemos, escogerán lo de más presencia.

La cuarta, con Ventana del Puerto (Parladé Domecq). El año pasado llegaron como novillos. Debería ser una corrida seria.

La última corrida será con los toros de Sánchez Arjona.

LAS PRIMERAS CORRIDAS

La primera, 4 de noviembre, con el peruano Juan Carlos Cubas, el mexicano Diego Silveti y el español Román Collado.

La segunda, 11 de noviembre, con el peruano Alfonso de Lima y el español Álvaro Lorenzo; se anunció a Paco Ureña, pero no vendrá por una reciente cornada en el ojo izquierdo; aún no anuncian quién lo sustituirá.

Cubas y Alfonso son dos veteranos que han triunfado en Acho y pondrán todo de su parte para volver a lograrlo.

Silveti, de una dinastía que empezó su bisabuelo Juan ‘El Tigre de Guanajuato’ y continuó su abuelo. Hijo de David, quizá el diestro mexicano con más arte en los últimos tiempos; forzado por sus lesiones a retirarse del toreo, se suicidó cuando Diego tenía 18 años. Ha toreado este año, en México, 19 corridas.

Lorenzo, 23 años, de la generación de Roca Rey y Galdós. Este año triunfó en Madrid y ha realizado notable temporada: 30 corridas y 50 orejas; pero sobre todo, su toreo ha mejorado mucho.

Román, 25 años, tenía que haber despegado como figura en el 2018, pero sufrió varias cornadas y triunfó menos que lo que se esperaba. Su valor y sonrisa indeleble lo hacen atractivo para el público.

LA TERCERA CORRIDA

Tres espadas españoles, el 18 de noviembre: Antonio Ferrera, en gran momento como lidiador y artista; ha toreado, este año, 26 corridas (19 orejas); Padilla (45 años, 38 corridas y 69 orejas), que se retira este año, tras su heroico retorno a los ruedos a pesar de perder un ojo, en 2011; El Fandi, en el 2018: 42 corridas y 93 orejas; la mayor parte, en plazas de tercera.

Solo por ver a Ferrera ante toros que deberían tener cinco años, o cerca de esa edad, vale la pena la corrida. Para los que gusten ver torear a Padilla y a El Fandi o verlos banderillear, mejor. Para los que no, ver a Ferrera será suficiente.

ASOMBROSA TEMPORADA

Las cifras de Andrés Roca Rey
¿Cuándo íbamos a soñar con un peruano liderando el escalafón en España y Francia?

Andres lo encabeza, con 48 corridas; ha cortado 85 orejas y un rabo y salido en hombros 29 veces. Tres fueron con Ponce y El Juli, compitiendo −de igual a igual− con ambos, como será en Lima el 2 de diciembre. Con Ponce, 13 corridas; 12 con El Juli y 17 con Manzanares; los ha superado la mayor parte de las veces.

¿Por qué torean con él las figuras, esforzándose para no quedar relegados? Porque Andrés lleva más gente a las plazas que ellos.

¿Qué espera el Presidente Vizcarra para imponer la Orden del Sol a un peruano que deja en alto, de esa forma, el nombre del Perú?

Las dos últimas corridas de la feria
Los dos carteles de las corridas más atractivas: en las que torearán Roca Rey y Joaquín Galdós.

Habrá gente que piense ir solo a esas dos corridas: la del 25 de noviembre, con Morante, Manzanares y Galdós y luego a la del 2 de diciembre: Ponce, El Juli y Roca Rey. Mala decisión; quizá les cueste casi lo mismo las entradas sueltas para esas dos que el abono para toda la feria.

Ponce, una figura de época que no parece tener final, ha toreado 34 corridas (61 orejas); El Juli, 35 (48 orejas); Morante, 27 festejos (25 trofeos) y Manzanares, 41 (39 orejas).

Son, qué duda cabe, las corridas más interesantes de la feria. Por las cuatro figuras españolas; pero sobre todo, por los dos peruanos que los aficionados limeños desean ver para comprobar, en vivo, sus progresos: la pátina y carisma de figura de Andrés y el arte de Galdós (17 corridas y 35 orejas en España y Francia, este año).

Categoria: