Iván Fandiño o la "bella muerte del héroe ",según "Tierras Taurinas"

Resultaba lógico que dos revistas como Cuadernos de Tauromaquia de Álvaro Acevedo y Tierras Taurinas de André Viard, dedicasen sendos números a glosar la figura del héroe caído en la batalla: Iván Fandiño.

Dos visiones muy distintas. La de Álvaro en Cuadernos de Tauromaquia, negándose a aceptar lo evidente, con ese terrible grito lorquiano "no quiero verla" que hiere las entrañas. Un número el de Cuadernos que incluye también una biografía emocionada y emocionante de Domingo Delgado de la Cámara, amigo del torero, que conviene leer y releer muy despacio.

Para André Viard, en Tierras Taurinas, la Tauromaquia trasciende al tiempo y al espacio, por eso sus referencias a los héroes de la mitología clásica, a los protagonistas de las tragedias griegas, no está fuera de lugar. Iván Fandiño es uno de esos héroes que eligen conscientemente morir de pie antes que vivir de rodillas. Por eso, su muerte es bella.

Dura muerte y amarga recompensa cuyo premio es la inmortalidad.

Los hombres nacen con los mismos derechos, dice la Declaración Universal, pero mueren de maneras muy diversas. La inmensa mayoría lo hace en la sombra, y sólo algunos a plena luz. Estos últimos, desde que el hombre se propuso contar su historia, son los héroes que regalan a la Humanidad un espejo donde medir su valor en proporción a sus gestos. La muerte del héroe siempre ha cuestionado a las sociedades. Y para dar sentido a la muerte de un torero en el ruedo, hay que acudir a la historia del pensamiento.

El 17 de junio se comunicó la muerte por asta de toro del vizcaino Fandiño : La tragedia volvió a caer en picado ayer sobre el toreo. De nuevo de luto. Como hace menos de un año por Víctor Barrio. Ahora se cebaba con Iván Fandiño, que caía mortalmente herido en el Sur de Francia. En la pequeña localidad de Aire-Sur-l'Adour. Sólo hay que cambiar esta vez la ganadería, Baltasar Ibán por Los Maños, y el nombre de Lorenzo por el de Provechito. Porque Provechito, herrado con el mítico hierro de Baltasar Ibán, un toro que ni siquiera le correspondía, mató a Fandiño.

Categoria: