Hoy, la plaza de Albacete cumple , lozana, 100 años

Rodolfo Gaona, Joselito "El Gallo" y Saleri II y la divisa de Fernando Villalón que quiso criar toros de ojos verdes, inauguraron el 9 de septiembre de 1917 la plaza de Albacete que por estas calendas vive a tope sus fiestas tradicionales en la ciudad-cuna del maestro Dámaso Gonzalez....

El cartel, cien años después, el cartel es toros de Garcigrande y Domingo Hernández y serán lidiados por El Fandi, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante y Roca Rey. El toro de la celebración centenaria se llama " Farolero ".

Un centenario empañado por la ausencia justamente del maestro a quien describimos siempre como el rey del temple...

La arquitectura ecléctica neo mudéjar,( en sus arcos ) gótico y clásico en su fachada se funden para generar una especial belleza...

Tanto en el ayer de hace 100 años como el ahora de hoy --con todas las mejoras que se fueron haciendo--, la plaza albacetense sigue siendo, en opinión de los profesionales, una de las más adecuadas para desarrollar el festejo taurino.

El estilo de la moderna plaza tuvo muchos aciertos. De hecho, cuando llegó el momento muchos de sus elementos influyeron en la construcción, también dirigida por el arquitecto albacetense Julio Carrilero, de la actual plaza de Las Ventas.

Pero si relevante fue su construcción, taurinamente más llama la atención el gran nivel que siempre tuvo esta plaza. Sin duda como fruto de una tradición de tres siglos, la feria de Albacete siempre ha destacado entre todos los abonos que se celebran; siendo administrativamente una plaza de segunda --como casi todas la de capitales de provincia--, sus carteles han destacado a lo largo de un siglo de historia el toreo.

Sin ir más lejos, aquellos años que, en la década de los 70 y parte de los 80, tan duros como fueron para todos, Albacete se singularizó por ser un bastión de la vuelta a los orígenes de la fiesta, a la autenticidad del toro, a los criterios de exigencia en la lidia. Y en toda aquella tarea, sin duda jugó un papel a tener en cuenta Dámaso González, que actualizaba toda aquella revolución que montaron en años anteriores Pedrés y Montero.

Como toda institución con vida propia y con una actividad muy superior a otras incluso mejor considerada en las normas administrativa, la historia taurina albacetense está plaza de hechos singulares y de anécdotas mucho mas que curiosas.

El Pabellón Municipal del Recinto Ferial de Albacete alberga desde este viernes la exposición taurina 'Centenario de la Plaza de Toros' en la que, entre otras cosas, se pueden contemplar 30 trajes de toreros, subalternos y picadores albaceteños de los últimos cien años, cabezas de toros de ganaderías de la tierra, así como fotografías históricas y carteles de la Feria Taurina de Albacete desde 1917 hasta la actualidad.

Este muestra, que se podrá visitar hasta el día 17 de septiembre, ha abierto sus puertas tras guardar un minuto de silencio en recuerdo de Dámaso González, fallecido el pasado mes de agosto.

Según ha informado en nota de prensa el Consistorio, el alcalde, Manuel Serrano, ha animado a los albaceteños a visitar esta exposición "para que puedan conocer el pasado y el presente taurino de Albacete".

TRES PILARES
"Hay tres pilares que garantizan el éxito y el prestigio del que hace gala la Feria Taurina de Albacete. Somos tierra de toreros, de toros y de una gran afición", ha dicho el primer edil, que ha felicitado al presidente de la Unión Taurina de Abonados de la Plaza de Toros, Juan Elogio Alarcón, así como al fundador y presidente de honor, José María Roncero, y al resto de sus asociados, "por el excelente trabajo que han llevado a cabo para que esta exposición sea hoy una realidad", destacando la "inestimable" colaboración del mundo del toro albaceteño en esta importante muestra.

En opinión de Manuel Serrano, a través de la conmemoración del Centenario se pone de manifiesto que la Plaza de Toros de Albacete genera "cultura, proyección, imagen, economía y empleo".

Durante su intervención, el alcalde de Albacete ha tenido un recuerdo especial para un "torero grandioso" como Dámaso González. "Será eterno porque nunca lo olvidaremos. Una vez que encarnaba los valores de la sociedad albaceteña, paseaba con orgullo el nombre de Albacete y siempre estaba cerca de los más necesitados".

Categoria: