Hermoso embellece el rejoneo con un faenòn en Logroño

El rejoneo està en uno de sus mejores momentos y Pablo Hermoso lidera ese grupo de caballeros en plaza que mantienen vivas las normas clàsicas, que entienden la verdad como dilvisa, sin caballazos, sin exageraciones. Todo medido , justo, dàndole las distancias al toro, la suavidad en la conducciòn de las riendas o con las piernas, colocar al estribo , ire por derecho. En estos momentos se hacen en las plazas cosas impresionantes con los caballos y con los toros. Se ha llegado a un perfeccionismo muy difícil de superar.

Se cerrò a lo grande la feria de Logroño 2018 con u exuberante Hermoso, padre, y una prometedora Lea. Ambos a hombros. Quedamos a la espera de la evoluciòn de Guillermo Hermoso que està en plena formaciòn

Y ese nivel de perfecciòn fue el que desarrollò Pablo Hermoso al cierre de la feria de Logroño con el excelente " Botinero" de Angel Sànchez, encaste Murube- Urquijo. Fue un compendio de bien hacer, de dominio de las suertes, de gracia y donaire. Alquimista, Januca, Berlin, Albino son los caballos y yeguas compañeros de ruta para esta magnìfica obra de arte y tècnica. A dos pistas, la hermosina, los rizos, todo contenido, justo como una sinfonìa de Mahler donde no sobra nada pero tampoco falta. LAS DOS OREJAS el colofòn.

En el cuarto como habìa sido tan magnìfico lo del primero resultò con menos timbres no exenta la faena del màs depurado ejercicio de toreo a caballo. Ademas, el toro se rajò. Cortò una oreja.

La francesa Lea Vicens se va cociendo. Tiene carisma, caballos, un estilo propio aunque a veces se le nota que los nervios la traicionan. Està en formaciòn. Y saben que su maestro don Angel Peralta fue su mentor y aprendiò mucho con el centauro de La Puebla. Lo que pasa es que ante la monumental obra de don Pablo lo demàs parece poco. Vale la pena verla en Amèrica. Serìa un acontecimiento singular.

Hay guardiàn en la heredad con Guillermo Hermoso que està en lo que en Portugal se conoce como Amadores ( en plena formaciòn como novillero ). Luciò seguro en su primero hasta el rejòn de muerte y luego vinieron los fallos con el descabello. Pero hay en este mocetòn de 19 años un portento de figura en ciernes. Menos afortunado en el segundo, puso banderillas al quiebro, las cortas, dos " de la rosa" , habìa fallado con la primera ) invenciòn del maestro Angel Peralta y alguna banderilla quedò mal colocada y otra en el suelo. Pero no pasa nada. A esa edad tiene licencia para equivocarse pero tiene enormes condiciones, eso sì para la discreta observaciòn del padre que està en todo momento pendiente el chico.

Salieron en hombres don Pablo y Leal y a pie, ovacionado, Guillermo.

RESUMEN

Pablo Hermoso de Mendoza, dos orejas y oreja.
Lea Vicens, oreja y dos orejas.
Guillermo Hermoso de Mendoza, ovación y ovación.

Categoria: