Hace 30 años expiró P P Cáceres

La cornada al maestro Pepe Cáceres fue un 20 de julio de 1987 en Sogamoso ( era mortal de necesidad , me dice el Dr Malpica , médico jefe de "La Pradera " ).

Expiró en un día como hoy, un 16 de agosto en la clínica Santafe de Bogotá pero ese cierre de su peregrinaje por la tierra comenzó en la cálida Honda , bañada por el río magdalena y donde forjó sus primeros sueños que concretaría mas tarde en Manizales " su feudo, su plaza, su querencia" y donde reposan sus cenizas en la catedral.

El toro " Garrotillo" le infirió la cornada tras cumplir el rito de la espada. Clovis Velazquez, uno de los picadores de esa luctuosa fecha en la que el torero más importante hasta entonces de nuestro firmamento taurino compartió cartel con Antonio José Galán y el rejoneador Dayro Chica , me cuenta que manaba sangre del pecho del ilustre matador que al dejar caer su rostro sobre la herida en un fugaz instante se da cuenta de la gravedad, se desploma en la arena y es llevado a la enfermería y más tarde a un centro asistencial sogamoseño.....

“Fue un muchachito que salió de Honda (Tolima) lleno de sueños, ilusiones y de miedos y llegó a Manizales, donde encontró la fuerza y el cariño de tanta gente que lo apoyó para llegar a ser la figura que fue”, narra Adriana Eslava, hija del torero y su consentida. Ella también le acompañó en algunas presentaciones en Bogotá y en otras plazas...

Era tal su sentido de la elegancia ( verle vestido en la calle , en el campo, en un tentadero, o en el ruedo era todo un suceso ..!!!ahí va un torero!!!! ) como ser humano y profesional que en la clínica
a su fiel mozo de espadas, Finito , le inquirió : Han pagado las cuadrillas ?

El registro civil de nacimiento de José Humberto Eslava Cáceres indica que nació el sábado 16 de marzo de 1935 en Honda, calurosa población tolimense, vecina de Caldas, hijo de Carlos Eslava y Clementina Cáceres. Sus primeros años los hizo en el campo, hasta llegar a Manizales, donde, como lo reseñó LA PATRIA en el 2013 , se hizo amigo de algunos carniceros quienes le permitieron al joven José capotear algunas bestias en la vieja central de sacrificio del barrio La Avanzada.

Respiraba toreria. Jamás le dice Pepe ( no me atrevía )...Siempre le traté de MAESTRO con mucho respeto y afecto....

Con algo más de tiempo y edad llegó a la mítica plaza de toros El Soldado, donde comenzó a presentarse como Joselito Eslava. Su nombre figuraba entre la exigente afición manizaleña, que gustaba verlo torear con el arrojo que brotaba por sus venas tolimenses.

En 23 agosto de 1953 debutó como novillero en la Plaza de Toros de Manizales, junto al rejoneador portugués Alberto Luis López y el colombiano Ramón Rodríguez. Un par de años después ya toreaba en España y con ello confirmó la firmeza de su perseverancia. Su alternativa taurina llegó el 30 de septiembre 1956 de las manos del matador Antonio Bienvenida. Como testigo estuvo José María Martorell, en la plaza de la Real Maestranza de Sevilla (España). Esa tarde le dio muerte al toro Secretario de la ganadería de Joaquín Buendía. Confirmó su licencia taurina en la plaza de Las Ventas de Madrid (España) en mayo de 1957, cuando alternó con Antonio Chenel Albadalejo Antoñete y Rafael Ortega Domínguez. Se lidiaron ejemplares de Clemente Tassara.

Su vida taurina fue cuesta arriba desde entonces. También llegaron tardes difíciles para él, en plazas donde era querido como un ídolo por la afición como Manizales o Bogotá. Sin embargo, su capítulo en España siempre quedará inconcluso y sujeto a especulaciones.

“Él tenía un carro en España que lo había dejado al cuidado de una pareja de amigos y su hijo tomó el coche sin licencia y tuvo un accidente donde murió, y el responsable directo era mi papá, por lo cual no pudo volver a torear a España, pues si volvía lo metían preso”, explica por primera vez Adriana Eslava a Papel Salmón sobre este episodio.

A su regreso a Colombia recorrió -como si se tratara de un circuito- la geografía indómita de este país cruzado por valles y montañas...

El maestro dejó momentos memorables a uno y otro lado del atlántico, toreó con los figurones de la época ( Ordóñez, Luis Miguel Dominguin ), fue un mandón con energía, con personalidad, con sentido de la historia..Murió en su ley..

Toreó su última corrida en su apreciada Manizales un 9 de enero de 1987 ( el año de su deceso). Un toro le pegó una cornada en el gemelo, le hicieron un torniquete y salió a cumplir el ceremonial con el cuarto toro. Compartió cartel ese día con José Ortega Cano y José Miguel Arroyo y salió en hombros honrado con una corona elaborada con hojas de café sobre su pecho a manera de entronización de su grandeza torera ,dando la vuelta al ruedo en uno de sus triunfos....Derrotas? Muchas Pero esas hoy importan menos aunque también cincelaron su alma...

“No siento nostalgia de irme. Siento satisfacción porque estos 30 años han sido muy importantes en mi vida”, le dijo en una entrevista Pepe Cáceres al colega Germán Castro Caycedo, diálogo que se dio por las tres décadas de alternativa de Cáceres y por sus intenciones ya expresas de retirarse de los ruedos para dedicarse a su ganadería y su familia.

“Para él los toros no era un negocio. Era su pasión”, Adriana Eslava.

“Su conocimiento de los toros era impresionante. A él había que oírlo”, Francisco Eslava.

“Mi padre me dejó las ganas de siempre querer aprender, además creo que he querido imitarle su perseverancia”, Sebastián Eslava.

El último de sus amores, su hijo, su retoño, el pequeño Sebastián, en aquel tiempo ( hoy un moceton de 33 años ), prepara una película para honrar al padre ( es ficción y realidad) pero será el más entrañable recuerdo fílmico de quien supo llevar con orgullo el nombre de Colombia y vestir con solemnidad el traje de luces...

Maestro, su toreria y su señorío nos acompañan y acompañarán por siempre..!!!!!!olé!!!!!

Categoria: