Ferrera se niega a banderillear al pitarse en Bilbao la bandera de España

Cuando Antonio Ferrera agarró las banderillas ante el quinto toro de Torrestrella, adornadas con la bandera de España, y brindó al público, se escucharon algunos pitos que bajaban de los altos de las galerías. Ferrera se sintió ofendido por lo que consideraba una ofensa a la bandera.

A su sentimiento español. A España en España. Torció el gesto y se negó a banderillear. Devolvió los palos y su papel lo cumplió la cuadrilla. Después, los tendidos de sombra reaccionaron con una ovación cerrada. Como respuesta mayoritaria del sentir de la afición de Bilbao. "Yo respeto mucho a todos y exijo respeto a España.

Esto es España y yo me siento muy español", dijo en el callejón al finalizar la faena a un toro encastado con sus muchas claves. Paseó una oreja entre el reconocimiento de la plaza de Vista Alegre, donde a veces algunos pocos adquieren una relevancia nacionalista y antiespañola. Hace años ya le sucedió a Francisco Rivera Ordóñez y a su cuadrilla.

HISTORIA DE LAS BANDERAS

Las banderas deben ser claras, sencillas y distintivas. Son un elemento de comunicación, de identificación de un grupo. El factor más importante para que perduren es que sean aceptadas por las personas a las que representan; si no hay identificación, es absurdo que existan”, dice Tomás Rodríguez Peñas, secretario de la Sociedad Española de Vexilología (SEV).

Las banderas han existido casi desde la aparición del hombre en la Tierra; de hecho, hay indicios de ejemplares fechados en torno al año 5000 a. de C., cuando respondían a la definición de vexiloides y consistían en tocados con ornamentación de plumas que solían llevar los jefes de las tribus. Paradójicamente, la vexilología es una ciencia prácticamente recién nacida, ya que fue creada en 1957 por el doctor Whitney Smith, profesor de la Universidad de Yale, en EE UU. Poco después, en 1962, el director del Centro de Estudio de la Bandera de Whinchester, en Massachusetts (EE UU) creó la primera sociedad vexilológica profesional.

Fue él también quien inventó el término vexilología, del latín ‘vexillum’, que significa estandarte, y del griego ‘logia’, tratado de, y el que comenzó a publicar la revista sobre banderas más prestigiosa que existe, ‘The Flag Bulletin’. Cinco años después se creó la Federación Internacional de Asociaciones Vexilológicas (FIAV). “Hoy en día cuenta con más de 300 socios de países de los cinco continentes”, señala Tomás Rodríguez. La Sociedad Española de Vexilología (SEV) nació en 1979, y hoy supera los 130 socios. Ellos sufragan la creación de un boletín mensual, ‘Gaceta de Banderas’, y otro trimestral, ‘Banderas’, considerado de los mejores del mundo, en los que se publican las modificaciones o nuevas creaciones.

EL PRIMER VESTIGIO
Gracias a historiadores y aficionados a este tema, se ha ido sabiendo que los pueblos siempre han estado unidos a símbolos con los que se identificaban y que no es nada nuevo que se sientan representados por ellos; así, por ejemplo, la ballena se relaciona con los asirios, la paloma con los babilonios, el apis con los egipcios, la tau –la letra te griega– con los hebreos, las tres coronas con los medas...

Categoria: