Emilio de Justo, triunfador de la feria de Valladolid

El torero extremeño Emilio de Justo fue declarado triunfador de la feria en honor a la virgen de San Lorenzo ded Valladolid en su edición de 2018. El cacereño cortó tres orejas a toros de El Pilar la tarde del 5 de septiembre e igualmente tuvo una actuación muy destacada al día siguiente, donde entró por la vía de la sustitución y perdió una nueva puerta grande con los aceros.

Como mejor subalterno ha sido declarado José Miguel González “Suso”, de la cuadrilla de José María Manzanares, y el premio para el mejor toro ha recaído en Mirabajo, de El Pilar, lidiado por Emilio de Justo la tarde del 5 de septiembre.

Si alguien pudiera pensar que exagerè cuando escribì la nota sobre la actuaciòn del torero premiado en este ciclo vallisoletano, consignado quedò :

!Como està toreando Emilio!!!. Ya lo atisbò en Lenguazaque, en Tuta , en UNE con aquel toro de Vista Hermosa que cuajò. En su primero me queda en la memoria un bello lance a pie junto a la verònica , ese mentòn en el esternón, el cuerpo mecido y ese " no se què" de los momentos que vale la pena guardar en el corazòn. Estuvo sembrado en las tandas por ambos pitones, dàndole los espacios al toro y especialmente la despaciosidad y el temple. ( una oreja ). Lo gran vino en ese quinto bis porque se desataron los duendes, surgiò la armonìa con ese toro con fijeza y franca embestida, seria , noble, con transmisiòn. Fue al caballo, derribò al piquero y ahí estaba el genio y la bravura del monosabio Luis Cedillo para arropar al caballo y al picador en un gesto de hombría que la plaza agradeciò. Ya con el toro, De Justo con esos remates a la hombrera contraria, las trincherillas, ese adelantar la pierna contraria, citar, embarcar, dejar llegar a su jurisdicciòn al toro y formar esa media luna imaginaria detrás de la cadera. La ligazòn, la planta firme y una estocada de ejecuciòn superior. El toro vendiò cara su muerte, no cayò de inmediato , Emilio no se desesperò y al primer golpe de descabello se derrumbò "Mirabajo". Las dos orejas pero la mancha es que el presidente no tuvo la sensibilidad de sacar el pañuelo azul para la vuelta al ruedo que se trocò con las mulillas en volandas por una ovaciòn de gala.

Categoria: