Emilio de Justo orgulloso de su puerta grande no olvida sus orígenes

Emilio de Justo es el hombre del dìa, de muchos dìas, de la temporada, que ha sido, sin hipérboles, un temporadòn que rematò el domingo con esa indiscutida , dirìa que unànime puerta grande en Las Ventas. Que se dice pronto.

Las Ventas que hora se rinde a su verdad, hace unos años lo vio salir por la puerta de atràs pues se le fue vivo un toro y lo mandò al desierto, al silencio, a la falta de contratos. Se fue para Colombia, las plazas de provincia lo acogieron con cariño y valoraron su talante. El año pasado lo acoge la gran Francia ese baluarte indiscutible de la fiesta y le da el pasaporte a las ferias como la de Valladolid donde ha salido triunfador. Y vino ese sueño dorado de Madrid, ese que todos acarician y muy pocos alcanzan con los dedos como en ese monumento de la pintura que es el fresco de la capilla Sixtina. Y no es un dato menor pues esa puerta grande del 30 de septiembe fue en la catedral del toreo,Las Ventas-.

Manizales y Medellìn le dieron la visa para sus ferias mucho antes de esa puerta grande pues los doctores Juan Carlos Gòmez y Santiago Tobòn le premiaron su temporada y no solo una corrida.

El lo explica de esf
ta manera : En la época dura, cuando estaba en el olvido, me alimentaba de mi afición. Y eso me hizo fuerte mentalmente. Había estado años sin torear prácticamente nada. En Madrid me echaron un toro al corral y casi me enterraron como torero. Pero ahora ha llegado esto tan bonito. En esta profesión cambia todo en minutos.

Toreò en Mont de Marsan el dìa en que muriò su padre y en la tarde la cornada.

—Soy consciente de que parte del público no sabe nada de eso. Cuando sale el toro, la gente solo quiere verte bien. No estaba al cien por cien, pero tenía que hacer un esfuerzo. El torero es un ser especial para la sociedad. Ponemos sobre el ruedo valores de autenticidad y verdad. Puede parecer que somos superhéroes o supermanes, pero todos los toreros tenemos una historia detrás. Somos humanos. Igual que somos capaces de tirar hacia delante con entereza, también sufrimos. De todos modos, sentí a Madrid entregada conmigo y me entregué: fue mutuo. Ahora comenzará lo más difícil, se me exigirá cada vez más. Pero eso es positivo.

Su filosofía del toreo : El toreo es ante todo arte, pero hay que ponerlo al servicio de la verdad y entregar la vida al toro. Es imprescindible ir con la mente abierta: unas veces será más artístico y otra más épico.

Es mas que el hombre e moda. VA A DURAR PORQUE TIENE UNA INQUEBRANTABLE FE Y UN SENTIDO EXQUISITO DE LA LIDIA.

Categoria: