El toreo de ida y vuelta en Nimes : Ponce y Toñete

El torero de origen navarro Antonio Catalán Toñete ha cortado dos orejas en el toro de su alternativa, un magnífico ejemplar de Victoriano Del Río que respondía al nombre de Asustado. Ponce indultò un toro y ambos espadas salieron por la puerta de los consules del encumbrado coliseo de Nimes. El Juli banadonò a pie la plaza.

Toñete ha recibido el doctorado como matador de toros en el coliseo francés de Nimes, de manos de Enrique Ponce y con El Juli como testigo.

El brindis de un momento tan especial ha correspondido a sus dos mentores taurinos, Ángel Gómez Escorial y Manolo Sánchez, así como a su padre, el empresario navarro de Corella Antonio Catalán.

Un animal de notable condición al que el toricantano realizó una faena maciza y bien estructurada. Se entregó el toro y Toñete le hizo muy bien las cosas. Las dos orejas cayeron por unanimidad, como la vuelta al ruedo al toro.

Otra oreja paseó Toñete en el sexto, otro toro colaborador con el que el madrileño dejó patente su concepto clásico y el temple al manejar la muleta por ambos pitones. La estocada, caída, dio paseo el trofeo.

"Devoto" fue el segundo toro de la matinal con el hierro de Toros de Cortés, un astado que se entregó en el caballo y que embistió de forma incansable a la muleta de Enrique Ponce. Nobleza y clase en unos viajes que aprovechó el valenciano para trenzar un trasteo marca de la casa. Temple, estética y unas poncinas finales que desembocaron en la petición de indulto que el palco concedió. Ponce paseó los máximos trofeos de forma simbólica.

El cuarto fue un ejemplar de Domingo Hernández rajado desde los primeros tercios. Ponce puso voluntad y lo sometió en el centro del ruedo con el imán de su muleta. Pero aquello no terminó de calar.

Toñete ha entendido perfectamente a un toro muy reservón de salida y que incluso ha reventado el vallado del coso francés para colarse por el callejón durante el brindis de Toñete.

Sin embargo, el ya torero ha comprendido muy bien al astado, para dejarle la muleta muy pegada y conseguir una faena sobre la mano derecha, bajando mucho la mano e hilvanando los pases.

Ha matado al toro de una estocada perfecta y fulminante, y el presidente ha concedido las dos orejas ante la petición incontestable de la plaza de Nimes, en una mañana de mucho calor en la cuidad francesa.

INDULTO DE PONCE

En el segundo de la mañana, Enrique Ponce ha indultado a Devoto, un toro con el hierro de Cortés (Victoriano del Río). El matador valenciano ha cortado dos orejas y rabo simbólicos.

El toro, que ha salido también algo abanto, ha sido bravísimo en el caballo, a donde ha acudido en dos ocasiones empujando con mucha fijeza. Ya durante la faena de muleta, Ponce ha disfrutado en los terrenos, donde el viento no era tan molesto, y se ha gustado por ambos pitones. El indulto tras las “poncinas”, genuflexo y llevando al toro ha sido un clamor.

El protagonista absoluto de la mañana ha sido el torero navarro, que ha salido por la puerta grande (junto con Enrique Ponce) después de cortar a su segundo toro (el sexto de la corrida) otra oreja más. El Juli, por su parte, se ha ido de vacío de sus dos astados.

RESUMEN

Dos toros de Victoriano del Río (1º y 3º), uno de Toros de Cortés (2º) y tres de Domingo Hernández (4º, 5º y 6º), de correcta presentación y de desiguales hechuras.

Destacó el gran segundo, que fue indultado por Ponce; también fue de notable juego el primero, premiado del torero Toñete con la vuelta al ruedo.

Enrique Ponce, dos orejas y rabo simbólicos y saludos tras aviso.

El Juli, saludos y saludos tras aviso.

Toñete, que tomaba la alternativa, dos orejas y oreja.

Categoria: