El duro rasero de Las Ventas deja sin premio a un ambicioso Colombo

( Foto de Plaza1 )

El rasero con que el palco de la plaza de Madrid está midiendo las faenas es ecléctico y tan pronto se concede una oreja que nadie ha pedido como se niega otra a quien bien lo merece como es el caso de Colombo, el joven novillero venezolano que dejó patente en sus dos novillos que quiere ser torero y a fe que lo sabemos pues le vimos el año pasado en la pre feria de Cali con un novillo excelente de Vista hermosa alque indultó y luego en Medellín con ese gran ejemplar de "El Manzanal" que hoy padrea en la ganadería de Don Alberto Cediel....

Es verdad que Las Ventas es exigente y bien está. Pero una cosa es valorar con alto criterio taurino y otra negar por negar , " hacernos los difíciles " y perjudicar a un muchacho a quien la plaza pidió mayoritariamente la oreja ( dicen que el público otorga la primera y la segunda se reserva al juicio del palco )...

Recojo la opinión de un colega a quien aprecio, José Antonio del Moral

Seis novillos de Montecillo, bien aunque desigualmente presentados y de vario juego con predominio de los mansos en el primer tercio y manejables en distintos grados los restantes. Por más bravo, encastado y noble sobresalió el cuarto. Un gran novillo que tapó con mucho al resto del envío.

Jesús Enrique Colombo (grana y oro): Estocada trasera desprendida saliendo fuertemente rebotado, caído y golpeado muy dolorosamente, ovación con saludos. Estoconazo de entrega saliendo rebotado de nuevo y otra vez golpeado muy dolorosamente, fuerte petición de oreja y vuelta clamorosa.

Pablo Aguado (verde botella y oro): Sartenazo en el costillar y estocada tendida algo atravesada, silencio. Estocada, ovación con saludos.

Rafael Serna (rosa y oro): Estocada caída, silencio. Estocada defectuosa, palmas.

Sobrado de valor y determinación, muy vistoso con el capote, espectacular con las banderillas, resuelto además de vibrante con la muleta y un cañón en kamikace con la espada. Me recordó a los dos hermanos menores de grandísimo César Girón. La gran figura que nos dio Venezuela solía desafiar abiertamente a sus compañeros de terna al saludarles en el patio de cuadrillas. Y lo cumplía con creces en el ruedo. Recuerdo lejanamente una tarde de feria en Sevilla alterando con Antonio Ordoñez que resultó gravemente herido al torear a la verónica como era capaz de hacerlo el rondeño. César Girón le había desafiado y lo cumplió desbordando todo lo desbordable. No sé si Colombo desafió a Aguado y a Serna antes de hacer el paseíllo, pero al verle actuar tan ferozmente y a por todas, me dio la impresión de haberlo hecho. Sea como fuere, el desafío lo materializó a lo largo de sus intervenciones en los tres tercios, sobre todo con el cuarto novillo que fue la res más temperamental que hemos visto por ahora en la feria. Creo que este Colombo de San Cristóbal va a dar mucha guerra y que podría ocupar un gran lugar en el escalafón mayor. Ojalá que así sea.

Con menos suerte, los sevillanos Pablo Aguado y Rafael Serna, no estuvieron mal pero tampoco para tirar cohetes. A veces me parecieron dos más. Otras muy en clásico con gracia Aguado y muy castellano con pinceladas de pinturería Serna.

Categoria: