Cuando la bravura se desborda, la emoción se desata. Achury y Sta. Bàrbara en Medellìn

Castella abandonó casi sobre las 7 de la noche en hombros la plaza de Medellín tras torear en solitario astados de Achury, Gutiérrez y Barbero, cortar dos orejas y dejar pasajes que no terminaron de componer esa obra maestra que todos, incluido él hubiera querido..

La corrida se dejó mucho con la observación, eso sì, de ese gran “Marinero" de Achury.. y dos granfes toros de Barbero.

Cuando la bravura se desborda, la emosiòn se desata, nos sobrecoge, nos arropa y nos recuerda que el toro es la esencia de esta fiesta singular.

La satisfacción del juego superior de dos toreros de Barbero y ese excepcional “Marinero” de Achury que tuvo la marca de la casa que fundara don Benjamin Rocha con encaste Conde de la Corte en las priemras décadas del siglo  XX al que se le  honrò esta tarded en La Macarena con la vuelta al ruedo. ¡!Què toro!!!!.

Castella no es que haya estado mal ni mucho menos pero no abrochò ese triunfo en toda regla. Algo faltò, no terminò de cerrar ese cìrculo que en solitario se espera de un torero superior como el francès..

El primero de Barbero tuvo un gran pitòn derecho por donde ligò la faena el torero galo…El toro tuvo una muerte lenta tras dejar huella de la buena crianza …

Cambiaron el toro de Achury precipitadamente y salió uno de Gutiérrez que como sus otros dos hermanos tuvo esa  calidad acostumbrada en la casa pero esta vez sin la chispa necesaria para rematar. Nobleza, toda pero carente de ese picantito tan necesario…

“MARINERO “ de la familia Rocha ( a Feliope padre, a Pipe nuestra enhora buena ) se lleva la medalla de oro. Precioso de hechuras, de trapío impecable, serias sus embestidas, pronto, fijo, echando el morro abajo y con una emoción que llegó a los tendidos. Tras la estocada y la oreja, al toro le dieron la vuelta al ruedo..Una dicha ver el juego sustancioso de un toro bravo….

Dos buenos toros de Barbero, …Ese Caperuzo al que le sobrò el segundo puyazo. El toro se resintió pues lo entregò todo aunque al final acusòla vara segunda.. Toro con alegrìa, de largas embestidas y un Castella que lo toreò con gusto y temple. No olvidarè unas chicuelinas de mano baja y las tandas ligadas por ambos pitones…

No se dejó nada en su alma, terminò exhausto pero Castella demostró que siente el toreo en lo màs profundo de su ser, que ama la profesión, a este país, que su gesto se agradece aunque la espada le privara de màs apéndices….Su salida en hombros es fiel reflejo del premio a su labor.

Categoria: