Colombo se priva de puerta grande en Albacete por percance

( La foto es de Farley Betancourt , captada en el momento en que era conducido el novillero venezolano a un hospital de Albacete ))

El novillero venezolano sufrió una cornada interna en su pierna derecha, que llegó "abombada" a la enfermería según palabras del doctor González Masegosa a nuestros compañeros del canal Toros de Movistar Plus.

Estar en novillero. Algo tan simple y a la vez tan complicado que cada vez cuesta ver más pero que, por suerte, vimos en un bravo Jesús Enrique, lo que le permitió cortar tres orejas en Albacete. Diego Carretero cortó una oreja con algunos momentos de brillantez por la izquierda mientras que Marcos naufragó. La novillada de Fernando Peña resultó de comportamiento dispar y variado aunque en general se echó en falta una mayor casta y poder en los utreros toledanos.

Porque Colombo es un novillero encastado que conecta con los tendidos y, en dos faenas de distinto metraje, mostró facilidad en su primero y no se arrugó con el cuarto. El venezolano recibió con animosidad y variedad de capote a su primero, con opciones en la muleta, que topó al peto y empujó con un pitón aunque sangró en abundancia tras el puyazo, y al que banderilleó sin apreturas excepto el tercer par al violín que fue más reunido. Comenzó con la diestra a pies juntos en una serie un tanto atropellada, siguió a derechas toreando fácil y ligado, luego en circulares desde las afueras –poco ajuste en general- pero llevándolo embebido en las telas, cambió a la zurda con poco que rascar, volvió a la diestra con pase cambiado por detrás incluido aunque con un bonito remate con la zurda, terminando con luquecinas pero en general quedó todo un tanto anodino. Mató de estocada algo caída y se le premió con una oreja.

Lorenzo Rey abunda en detalles :

Con el cuarto, un cornúpeta que fue picado muy trasero, empujó con un pitón y salió suelto de la suerte, destacamos el segundo par de banderillas de Colombo. Ya con la muleta, comenzó con la diestra a pies juntos en tablas por alto, cambió a la zurda con un remate torero por bajo, donde faltaba algo de reposo pero no animosidad ni ganas. Sufrió un desarme con la diestra, continuó por ahí ligando más ajustado y dejando las telas en la cara, siguió con la zurda algo descolocado con naturales un punto irregulares toreando en paralelo, siendo también desarmado, otra serie al natural esforzada, inició por bernardinas y fue cogido de forma muy aparatosa quedando visiblemente conmocionado aunque, en un alarde de pundonor, repitió el quite, se tiró a matar y cobró una estocada trasera para posteriormente descabellarlo con una contundencia impropia de su estado –herido- y dejar al utrero patas arriba, literalmente. El doble trofeo, premio al arrojo y a no arrugarse ni perder la cara.

Por su parte, el hellinero Diego Carretero recibió a la verónica en tablas con un punto de aceleración y el de Fernando Peña se quedaba corto ya de primeras por el diestro, llegando a perder el capote el novillero. Le costó entrar al peto al novillo y también topó al recibir el puyazo, que fue marcado, dejándose pegar. Tras la vara, Carretero fue prendido en dos ocasiones afortunadamente sin consecuencias. Con el susto aún en el cuerpo, las banderillas fueron un trámite. En la muleta, lo más destacable llegó en el toreo al natural, de uno en uno, rematado con un buen de pecho. Siguió por ahí, con un toreo más sentido y sometido además de ajustado al final de la serie. El novillo se fue apagando y siguió porfiando por ambos pitones, mató de estocada delantera y atravesada, dos golpes de puntilla, y se le premió con una oreja.

En el quinto, el utrero le arrancó el capote de las telas nada más iniciarse el recibo, fue picado con un puyazo rectificado y trasero del que salió suelto, colándosele el novillo a Diego de nuevo al ir a colocarlo en la suerte. Volvió a entrar y el puyazo quedó caído, mostrando el utrero su mansa condición. En banderillas, ná de ná, se hizo el tercio como se pudo. No hubo acople inicial con la diestra ni tampoco durante el resto de la faena, tampoco con la zurda, y es que el astado, y la papeleta, no eran nada fáciles. El burel, y la faena, vinieron muy a menos. Mató de media estocada perpendicular y dos descabellos.

Completaba la terna Marcos, del que pocas cosas podemos rescatar, salvo la estocada al tercero de la tarde, y es que navegó sin rumbo toda la tarde. No tuvo acople ni entendimiento con el tercero, al que no aprovechó y que manseó en el peto y se dolió en banderillas, en un conjunto ahogado, sin brillantez ni lucimiento.

Y con el sexto, un novillo que tenía mucha mejor pinta de lo que posteriormente fue, y que resultó ser el único que medianamente estuvo a punto de cumplir en el equino empujando con un pitón, luego con los dos llegando a meter riñones en un largo puyazo –doliéndose en banderillas y desplazándose sin clase-, el trasteo a derechas e izquierda se hizo tedioso, superfluo y que debió durar mucho menos. Mató tras tres pinchazos sin fe y estocada.

FICHA DEL FESTEJO

Albacete, miércoles 13 de septiembre de 2017. 6ª de Feria. Algo menos de media entrada.

Novillos de Fernando Peña, correctos de presentación y cómodos de cabeza. 1º, con posibilidades. 2º, complicado, mejor por el izquierdo; 3º, desaprovechado; 4º, el mejor en la muleta; 5º, complicado, no era fácil; 6º, descastado y venido a menos.

Jesús Enrique Colombo, oreja y dos orejas tras aviso.

Diego Carretero, oreja y saludos desde el tercio.

Marcos, saludos y silencio.

Categoria: