Cartagena indulta un toro de rejones en La Mèxico

Històrico en el Coso de Insurgentes...

Andy Cartagena indultó al cuarto toro de la tarde, de la ganadería de Reyes Huerta, en la última corrida de la Temporada Grande en la Plaza México. El toro, de nombre Copo de Nieve, es el primero al que se le perdona la vida en un festejo de rejones en la Monumental de Insurgentes.

El astado desarrolló virtudes como la acometividad, el tranco, la prontitud, la fijeza… lo que ayudó para que el jinete alicantino instrumentara una obra completa, haciendo valer la variedad de su cuadra en una faena en la que mezcló momentos de un concepto clásico con otros más espectaculares como los adornos montando a Humano. El público comenzó a pedir el indulto que finalmente el juez acabó concediendo.

En su primer turno perdió con el rejón de muerte una oreja que se había ganado tras una faena notable ante un toro de buena condición de Reyes Huerta. El rejoneador alicantino se dejó llegar cerca al toro, clavando con acierto al violín y con las banderillas cortas.

Arturo Macías cortó una oreja del segundo, un toro de José María Arturo Huerta, que si bien tuvo corto viaje, desarrolló un buen fondo de nobleza y tuvo como mayor virtud la humillación. El diestro azteca lo llevó siempre tapado en una labor de notable conexión con los tendidos. Coronó su actuación de una buena estocada.

Leo Valadez se estrelló frente al deslucido tercero de la tarde, un animal que llegó a saltar al callejón y que no dio ninguna opción al joven espada hidrocálido. Gazapón, huidizo y manso, fue imposible para Valadez, que lo intentó sin posibilidades de lucimiento.

Toros de Reyes Huerta, para rejones, el primero premiado con el arrastre lento, y el segundo, de nombre Copo de Nieve, indultado, y José María Arturo Huerta, para la lidia a pie. Andy Cartagena, silencio y dos orejas simbólicas; Arturo Macías, oreja; Leo Valadez, silencio.

Categoria: